Ir al contenido principal

Epílogo: Amor verdadero

El tiempo pasó deprisa. Mi trabajo era el mejor que jamás pude tener, era detective en Scotland Yard.
El profesor Layton conoció de nuevo el amor, pero como me dijo Luke, la piedra del amor tenía razón y renunció a continuar con ese romance.
Flora me contó que lo que le dijo la piedra tenía razón y que estaba muy preocupada por su relación tanto con Luke como con la de Clive.
Con Luke no he hablado, pero se nota que está enamoradísimo de Flora.
A los cinco meses Desmond y yo nos casamos, fue muy precipitado pero era amor verdadero y cuando se sentía eso no hay que perder el tiempo. Éramos muy felices, pero nos faltaba algo.
Un día, en casa, tuvimos una conversación que cambió nuestras vidas.
(Sycamor) ¿Cariño, la echas de menos?
(Emmy) Sí, echó mucho de menos a Eiris. Me preguntó qué estará haciendo o cómo le irá, es muy pequeña.
(Sycamor) ¿Quieres que lo averigüemos?
(Emmy) ¿Qué quieres decir?
(Sycamor) ¿Quieres que esté con nosotros?
(Emmy) ¿Cómo?
(Sycamor) Cuando la conociste querías adoptarla, pero no podías porque no tenías ingresos ni una casa para mantenerla, pero ahora sí que lo tienes. Podemos adoptarla.
(Emmy) ¿Quieres adoptarla?
(Sycamor) Claro. ¿Por qué no?
(Emmy) ¿Cuándo nos vamos?
Ambos nos sonreímos y nos fuimos al Bostonius. Era hora de volver a Folsore.
Cuando llegamos nos recibió el frío ambiente, aunque estábamos en primavera seguía haciendo frío.
Paseamos por el pueblo hasta llegar al bosque y nos adentramos en él y terminamos en la casita de Eiris. Llamamos y enseguida nos abrió con su característica sonrisa.
(Eiris) ¡Emmy!
(Emmy) Hola Eiris.
(Eiris) ¡Qué bien que hayáis venido! Necesito vuestra ayuda.
Nos llevó dentro de su casita y nos señaló una parte del techo donde había una bola de Navidad.
(Eiris) ¿Podéis quitarla de ahí?
(Sycamor) Yo me encargó.
Cogí en brazos a la pequeña para abrazarla.
(Eiris) Estoy tan feliz que hayáis venido. ¿Qué tal por Londres?
Le enseñé mi mano con un anillo.
(Emmy) Nos hemos casado.
Eiris acarició el anillo con nostalgia.
(Eiris) ¿Y sois felices?
(Emmy) Mucho.
(Eiris) Qué bien...
(Emmy) ¿Y esa cara tan larga?
Le hice cosquillas haciendo que se riera y la dejé en el suelo.
(Sycamor) ¿Qué te ocurre?
(Eiris) Mañana... Mañana es mi cumpleaños.
(Emmy) ¿Y quieres que te regalemos algo?
(Eiris) ¡Me haría mucha ilusión!
(Sycamor) Tenemos algo mejor que un regalo para ti.
(Eiris) ¿En serio?
(Sycamor) ¿Querrías venirte a Londres? ¿Vivir con nosotros?
(Eiris) ¿¡Mudarme con vosotros!? ¿¡En serio!?
(Emmy) Sí. ¿Quieres?
(Eiris) ¡Sí que quiero, sí que quiero!
Ayudamos a Eiris a organizar sus cosas y poco a poco las subimos al Bostonius mientras ella se despedía de la gente de su pueblo.
(Vincent) No corras tanto Eiris que te vas a chocar con alguien.
(Eiris) Es que tengo prisa. ¡Me voy a Londres!
(Vincent) ¿Ah sí? ¿Y con quién vas?
(Sycamor) Con nosotros.
(Vincent) Vaya, no os había visto. ¿Os lleváis a Eiris?
(Emmy) Queremos adoptarla.
(Vincent) Es lo mejor que podíais hacer.
Se dirigió a Eiris.
(Vincent) Disfruta de tu nueva vida, Eiris.
Unas semanas después terminamos todo el papeleo para hacer oficial a Eiris parte de nuestra familia. Ahora sí que éramos una familia oficial.
Eiris estaba muy feliz, nos dijo que lo que le dijo la piedra se había cumplido y eso la alegraba muchísimo.
Dos años después me quedé embarazada y tuve un niño al que Eiris quería como nunca, siempre jugaban a los detectives y cosas así. Era una estampa muy bonita.
Eiris creció y se hizo una chica muy bonita de diecisiete años con un gran sentido aventurero.
(Eiris) ¡Emmy, me voy!
(Emmy) ¿A dónde vas?
(Eiris) ¡En busca de aventuras y misterios por resolver!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …