Ir al contenido principal

Capítulo 6: Destrucción

(Emmy) ¿Dónde está Eiris?
(Layton) Le había dicho que nos esperara en la otra entrada. No podemos hacerla esperar más tiempo.
(Luke) Hemos encontrado otra entrada.
El profesor, Luke y Flora nos guiaron hasta otra entrada.
(Eiris) ¡Emmy!
La pequeña se lanzó a mis brazos y yo la abracé.
(Eiris) ¡Estaba muy preocupada por vosotros!
(Emmy) Estamos bien, un poco empapados, pero estamos muy bien.
(Layton) Terminemos con todo esto.
Entramos a la cueva en busca de la piedra, íbamos a terminar con todo.
(Luke) Pero la sala está iluminada con una luz cegadora. ¿Cómo podremos localizarla?
(Layton) Cuando lleguemos a la sala tenemos que colocarnos esto.
El profesor sacó dos gafas de sol y le tendió una a Luke. Ellos irían a por la piedra.
(Flora) ¿Nosotros os esperamos aquí?
Sentimos como el suelo volvió a temblar durante unos segundos y Eiris me cogió la mano.
(Sycamor) No sabemos cómo pueden reaccionar las piedras al estar juntas.
(Layton) Podría venirse abajo la cueva.
Hicimos un silencio.
(Flora) ¿Lu-Luke, seguro que quieres entrar a esa sala?
(Luke) ¡Por supuesto! ¡Soy el aprendiz del profesor Layton!
(Sycamor) Entonces nosotros os esperaremos fuera.
(Layton) No tardaremos mucho.
***
El profesor Layton y Luke se despidieron del grupo y siguieron avanzando por la cueva.
Al fin llegaron a la cueva que estaba muy iluminada y se pusieron las gafas de sol.
Observaron que la sala impedía el paso a cualquier cosa. Había enormes agujeros, grandes piedras y en medio de la sala estaba una piedra que emitía la luz potente, pero la piedra estaba rodeada de una fosa.
(Layton) ¿Muchacho, preparado para resolver este puzle?
(Luke) ¡Por supuesto, profesor!
***
Cuando salimos de la cueva, el suelo volvió a temblar. Eiris estaba asustada, no soltaba mi mano ni un segundo.
(Sycamor) Estarán bien, Flora, no te preocupes.
(Flora) Pero es imposible no preocuparse.
(Emmy) Luke está con el profesor, no le ocurrirá nada. Él no lo permitiría.
***
(Layton) Luke, intenta coger la piedra con cuidado.
(Luke) Eso intento, solo necesito estirar un poco más el brazo... ¡La tengo!
Luke retiró la piedra y está dejó de emitir una luz potente y emitió una luz tenue.
(Layton) Lo has logrado, muchacho.
La cueva empezó a temblar, amenazaba con venirse abajo, con ellos dentro.
El profesor encendió una linterna para iluminar el camino que acababa de oscurecerse por completo.
(Layton) Vamos, Luke, no podemos relajarnos aún. Tenemos que salir deprisa.
(Luke) ¡Sí!
***
La cueva empezó a temblar, ahora yo también estaba preocupada, pero no debía salir nada mal. Por una vez todo tenía que salir bien, no quería que nada se estropease.
Vimos como el profesor y Luke salieron corriendo segundos antes de que la entrada a la cueva volviera a cerrarse con grandes piedras, posiblemente para mucho tiempo.
Flora corrió a abrazar a Luke muy contenta haciendo que él se pusiera colorado.
(Sycamor) ¿Habéis conseguido la piedra?
(Layton) Sí, ahora debemos destruir ese poder.
Flora les tendió la caja que había estado guardando.
(Flora) ¿Ahora qué debemos hacer?
(Layton) Resolver el puzle, querida.
Luke me entregó la tercera piedra. ¿Por qué las tenía yo? Y Flora dejó la caja en el suelo.
Todos nos arrodillamos alrededor de la caja y yo dejé las piedras sobre el césped y se iluminaron.
Desmond cogió una piedra de la sabiduría, la azul, y la colocó en la caja haciendo que encajara. El profesor cogió la piedra de la perseverancia, de color amarillento, y la encajó junto a la otra, y por último cogí la piedra del amor, de color rosa oscuro, y la hice encajar en el hueco restante.
Las piedras se iluminaron con una luz cegadora junto con el sol poniéndose a nuestras espaldas hasta que la caja se cerró de forma que nunca más la pudimos abrir, hasta saber cuándo se volvería abrir, quizás unos mil años.
Todos nos levantamos y miramos la caja cerrada en el suelo.
(Flora) ¿Todo ha terminado?
(Layton) Todo.
Entonces Desmond me cogió de la mano y me acercó hacia él cogiéndome por la cintura para besarme, y a mí lo único que se me ocurrió fue pasarle los brazos por el cuello y seguir el beso, hasta que el profesor Layton tosió para llamarnos la atención mientras Luke y Flora se sonreían al ver la escena. Era un poco vergonzoso, pero era feliz.
(Emmy) ¿Qué hacemos con la caja?
(Layton) ¿Eiris, qué hacemos con la caja?
(Eiris) ¿Eh?
(Layton) Al fin y al cabo tú la tenías.
(Eiris) Pues... Supongo que deberíamos dejarla en la cueva.
(Luke) Pero se ha cerrado.
(Eiris) Pues deberíamos esconderla en la fosa.
(Sycamor) Se llenará de agua y desaparecerá.
(Layton) Eso debemos hacer.
Sin pensarlo, atamos la caja a la cuerda que teníamos y fuimos hacía la fosa donde la dejamos caer con cuidado y poco a poco se inundo en el agua.
(Eiris) Adiós, cajita...
Cuando llegamos al pueblo ya era muy tarde y todos estábamos cansadas y con sueño.
Acompañamos a Eiris a su casita antes de volver al hotel. Esa sería nuestra última noche en Folsore.
(Emmy) Es hora de descansar, han sido unos días muy duros y largos.
(Eiris) ¡Han sido los mejores días de mi vida!
(Sycamor) Cómo me alegro pequeña.
Desmond le acarició la cabeza y nos despedimos de ella. Ella aún no sabía que mañana nos iríamos de su pueblo.
Al día siguiente organizamos las cosas para volvernos hacia Londres, esta vez sí que iría y me quedaría en Londres.
Acompañé al profesor, Luke y Flora hasta la salida del pueblo.
(Layton) ¿Quieres que te llevemos a Londres, Emmy?
(Emmy) No hace falta, Desmond tiene que llevarme a un sitio primero.
(Flora) ¿A dónde?
Me acerqué a Flora y le susurré al oído a dónde me tenía que llevar haciendo que se ruborizada y se riera con una risa nerviosa.
(Luke) ¿Nos veremos por Londres?
(Emmy) Mmm... Supongo que sí... El lunes empiezo en mi trabajo en Scotland Yard.
(Luke) ¿Qué? ¿¡En serio!?
(Emmy) Así es.
(Layton) Me alegro por ti. Tengo entendido que mi hermano también ha conseguido trabajo en la universidad.
(Emmy) Sí.
(Luke) Entonces sí que nos veremos.
Me despedí de ellos y volví al pueblo. Allí me esperaba Desmond, que me estaba esperando para ir a despedirse de Eiris.
Cuando llegamos a su casita ella nos abrió con su habitual sonrisa, pero pronto desapareció y se transformó en lágrimas.
(Eiris) ¿En serio os vais?
(Emmy) Sí, nos tenemos que ir.
Se me rompía el alma, me encantaría que se viniera con nosotros, pero no era posible.
(Eiris) ¡No os vayáis!
(Emmy) Por favor, no llores.
(Sycamor) Dime Eiris. ¿Qué es, entonces, una despedida sin un reencuentro?
(Eiris) ¿Nos volveremos a v-ver?
(Sycamor) Por supuesto. ¿Sino para qué nos estamos despidiendo?
Eiris nos abrazó y terminamos de despedirnos para volvernos a la ciudad. Había sido tan triste ver su cara de tristeza.
(Sycamor) No te preocupes, nos volveremos a encontrar con ella.
(Emmy) Lo sé, pero ahora tengo que buscar un sitio donde vivir.
(Sycamor) Yo te-tengo una habitación libre en mi casa.
(Emmy) Creí que vivías aquí, en el Bostonius.
(Sycamor) No, tengo una casa, pero no suelo estar en ella.
(Emmy) Bueno, lo de la habitación me parece bien, pero podemos compartir una habitación.
Desmond empezó a ponerse rojo y yo me empecé a reír a carcajadas. Empezaba nuestra nueva vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …