Ir al contenido principal

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse.
(Eiris) ¿Quién eres?
(Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí?
(Eiris) Pues no lo sé...
***
Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido.
(Emmy) Luke, tú no me has visto aquí.
(Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él?
(Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor.
(Luke) Está bien.
Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas.
(Emmy) ¿Bue-Buenos días?
(Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí?
(Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí.
(Flora) ¿En la calle?
(Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay!
(Flora) ¿En serio...?
Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito.
(Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!?
(Emmy) Sí, quería saber de quién está enamorado.
(Flora) ¿Y lo has descubierto?
(Emmy) No... Ojalá lo supiera.
(Flora) ¿Y qué harías entonces?
(Emmy) Pues... Nada, supongo.
(Flora) ¡Pero si vosotros tenéis mucha química!
(Emmy) ¿Qué dices de química?
(Flora) ¡Y mucha tensión sexual!
(Emmy) ¿Fl-Flo-Flora?
(Flora) ¡Emmy, que tengo dieciocho! ¡El próximo año iré a la universidad! No soy tan inocente como creéis...
(Emmy) Ya, ya lo veo. ¿Y este año por qué no has ido a la universidad?
(Flora) No tenía suficiente nota.
Eiris salió del baño y me pidió que la peinara, siempre había querido hacerlo. Mientras le rehacía las trenzas me di cuenta de que Flora me había sorprendido mucho, no sabía que era capaz de hablar así.
Las tres bajamos a desayunar y abajo solo estaba Luke. Me sentí un poco aliviada de que solo estuviera él. Sería complicado explicar que hacía Eiris con nosotros.
(Eiris) ¡Chocolate! ¿Puedo tomarlo? ¿Puedo, puedo, puedo?
La niña me puso unos ojitos irresistibles y no me puede negar.
(Emmy) Sí, pero no mucho. ¿Vale?
(Eiris) ¡Vale!
Desayunamos los cuatro con tranquilidad. Más tarde vino Sycamor a desayunar y me dijo que el profesor Layton quería hablar conmigo. Me quedé muy sorprendida pero fui a su habitación.
(Layton) Qué bien que hayas venido, Emmy.
(Emmy) ¿Ocurre algo?
(Layton) Quería enseñarte una cosa.
Me acerqué al escritorio donde se encontraba y vi un montón de diarios de diferentes lugares del país y con cosas subrayadas.
(Emmy) ¿Qué es esto?
(Layton) Lo que has estado haciendo estos tres años.
Cogí un periódico y vi que mi nombre estaba subrayado con fosforito. Leí un artículo y comprobé que explicaba cómo había ayudado a resolver un caso. Impresionada cogí otro periódico y ponía lo mismo pero de otro lugar, y así con un montón de periódicos.
(Emmy) Pero esto... Es imposible.
(Layton) Ya ves que no. Has estado ayudando a resolver todo estos casos correctamente.
(Emmy) ¡Increíble!
(Layton) Creo que deberías aceptar el trabajo de comisaría.
No creía que eso fuera posible. Ahora ya podía ver al profesor, pero sería extraño trabajar allí.
(Emmy) ¿Cómo ha conseguido todo esto?
(Layton) Raymond me ha echado una mano.
Era increíble.
Bajamos con los demás y vimos a Sycamor hablando con un hombre y a Luke y Flora jugando con Eiris.
(Layton) ¿Qué hace Eiris aquí?
(Emmy) Eh... Una larga historia.
(Sycamor) ¡Ah, Emmy! Te presento a mi amigo Vincent, fue él quien me envió la carta.
(Emmy) Ah.
(Vincent) Lamento no haber estado cuando llegasteis, pero tenías que resolver un asunto urgente.
(Sycamor) ¿Podrías explicarnos algo más acerca del poder que me dijiste en la carta?
(Vincent) Por supuesto. Como ya sabréis, hace poco tiempo se abrió la cueva de la colina dónde se encontró una piedra que vaticina el futuro, pero no es la única que hay.
(Emmy) ¿Hay más?
(Vincent) En un pasado había tres piedras que un chico le regaló a su amada junto con una caja antes de que se separaran. Fueron separados a la fuerza y el chico frustró toda su furia esculpiendo tres piedras preciosas.
(Emmy) ¿Y dónde estarán las otras dos?
(Vincent) Se encuentran en el museo.
(Layton) ¿Y sabe por qué la piedra del amor está actuando así?
(Vincent) La magia del amor.
¿Esto qué es? ¿Un cuento de hadas?
(Vincent) Dicen que si se juntan las tres piedras en la caja de la que salieron se anulará el poder.
(Emmy) Pero parece fácil. ¿Hay algún inconveniente verdad?
(Vincent) El museo está en Londres.
Londres. La ciudad donde había vivido muchísimo tiempo y hacía tres años que no pisaba.
(Sycamor) Deberíamos ir a por ellas.
(Layton) Es verdad. ¿Por qué no vais Emmy y tú?
¿Sycamor y yo? ¿En Londres? Se avecinan varios momentos incómodos...
(Sycamor) ¿Quieres venirte?
(Emmy) Sí.
Espera... ¡He respondido sin querer!
(Layton) No deberías perder el tiempo, id cuánto antes. Nosotros nos quedaremos investigando la zona de la cueva.
(Sycamor) De acuerdo. Vamos.
(Emmy) Espera. Vincent.
(Vincent) ¿Qué ocurre?
(Emmy) ¿Hay alguien que se está haciendo cargo de Eiris?
(Vincent) No, sus padres murieron hace menos de un año y no tiene más familia. En el pueblo intentamos ayudarla, pero no es suficiente. Necesita a alguien que cuide de ella.
(Emmy) Ya veo... Sycamor. ¿Te importa que venga con nosotros?
(Sycamor) Supongo que no.
¡Ya no habría tantos momentos incómodos!
(Emmy) Genial, pues podemos irnos cuando quieras.
Fui donde estaban Luke y Flora con Eiris.
(Emmy) ¿Eiris, quieres venirte conmigo y mi amigo a Londres?
(Eiris) ¿A Londres? ¡Sí que quiero! ¡Sí que quiero!
(Emmy) Pues nos vamos enseguida con el profesor Mechoncitos.
(Sycamor) Sycamor. No perdamos más tiempo que Londres está bastante lejos.
(Eiris) ¡Sí!
Cogí de la mano a Eiris y salimos del hotel después de despedirnos. La pequeña Eiris estaba muy feliz, le hacía mucha ilusión ir a Londres.
(Eiris) ¿Londres es tan grande como dicen?
(Sycamor) Bastante grande, así que no te separes de nosotros. ¿De acuerdo?
(Eiris) ¡Sí!
Subimos al Bostonius y Raymond despegó para ir a Londres.
***
El profesor, Luke y Flora decidieron subir de nuevo a la cueva para investigar la zona. Ahora la zona estaba libre de hombres merodeando por ahí, así que podían entrar a investigar la zona.
(Layton) Está oscuro, así que tened cuidado donde pisáis.
(Luke y Flora) Sí.
Los tres se adentraron en la oscura cueva hasta que llegaron a la sala muy iluminada.
(Flora) Es aquí, donde nos predijeron el futuro.
El profesor se puso serio y se cogió el ala del sombrero.
(Layton) Entremos.
El profesor y Luke se adentraron y Flora les siguió, y entonces la piedra empezó a hablarles.
(???) Profesor Hershel Layton. Tuviste un hermoso amor verdadero que terminó terriblemente, pero volverás a caer en las garras del amor, aunque las rechazarás.
(???) Luke Triton. La hermosa chica de la que pronto te enamorarás dudará muchísimo por tu amor y no sabrá si estar contigo.
(Luke) Vaya... Pues que mal.
(???) ¡Sufrid el terrible amor! ¡Nadie será feliz nunca!
(Layton) (...)
El grupo volvió a salir.
(Layton) Quiero investigar la otra entrada de la cueva.
(Luke) Creo que Eiris dijo que estaba al otro lado.
Rodearon la cueva hasta que vieron un enorme agujero, parecía un pozo, que estaba enfrente de la otra entrada tapada con varias grandes piedras.
(Flora) No podemos entrar.
(Luke) No.
***
Al día siguiente llegamos a Londres, después de tanto tiempo.
(Sycamor) No podemos perder el tiempo.
(Emmy) Sí.
Cogí de la mano a Eiris y salimos del Bostonius y pronto llegamos al Big Ben.
(Eiris) ¿Esto es el Big Ben?
(Sycamor) Sí, mide 96'3 metros y se construyó en 1859.
(Eiris) ¡Eso es mucho tiempo!
Seguimos andando en dirección al museo que nos había indicado Vincent. Mientras paseábamos, Eiris cogió de la mano a Sycamor, él me miró y yo le sonreí, ahora tenía que admitir que parecíamos una familia.
(Eiris) ¿Aquello es el London Eye?
(Sycamor) Así es.
(Eiris) ¿Podemos subir? ¡Por fa! ¡Por fa!
Eiris me miraba con unos ojitos de corderito irresistibles, pero no podíamos hacerlo.
(Emmy) Lo siento Eiris, pero no podemos perder más tiempo. Tenemos que volver a Folsore cuanto antes. Otro día.
(Eiris) Vaaalee...
Seguimos andando hasta que nos encontramos al decano Delmann que se paró a hablar con el profesor Sycamor, quien me miraba de vez en cuando.
(Decano Delmann) ¿Ya ha decidido sobre el trabajo?
¿Trabajo?
(Sycamor) Ah... El trabajo...
(Decano Delmann) ¿Sí, lo acepta?
¡Le había ofrecido trabajo! ¡Y él no quería aceptarlo!
(Sycamor) Esto... Supongo que va siendo hora de sentar la cabeza.
(Decano Delmann) ¡Eso es una noticia increíble! Le espero la próxima semana en la universidad.
(Sycamor) D-De acuerdo.
El decano se despidió de nosotros y se fue en dirección contraria.
(Emmy) ¿En serio vas a trabajar como profesor?
(Sycamor) Sí, me lo propuso hace un par de semanas, pero no estaba seguro.
(Emmy) ¡Pero eso es estupendo!
(Sycamor) Supongo que sí. Se me han acabado las aventuras.
(Emmy) Jajaja.
(Eiris) ¿Quién es esa persona que viene corriendo?
Levanté la mirada y vi a la persona que no quería ver. El inspector Grosky.
(Grosky) ¡Emmy! ¿Cuándo has vuelto a Londres?
(Emmy) Bueno... Técnicamente no he vuelto a Londres...
El inspector nos miró a los tres y se dio cuenta que llevábamos a Eiris cogida de las manos.
(Grosky) ¿¡Habéis tenido una hija!?
(Sycamor) ¿Qué?
(Emmy) ¡No!
(Eiris) ¡Soy Eiris!
(Grosky) Hola, pequeña.
El inspector le acarició la cabeza y se volvió a dirigir a mí.
(Grosky) Emmy, quería hablar contigo.
(Emmy) ¿Ah sí? ¿Qué ocurre?
Sabía que me iba a decir.
(Grosky) Sigo queriendo que aceptes el trabajo que te ofrecí.
Lo sabía.
(Emmy) Ya... ¿Qué es de Julie?
Julie era mi compañera de piso, ahora no sabía que era de ella después de tantos años.
(Grosky) Se casó.
(Emmy) Ah... Qué bien.
(Grosky) ¡Pero no me cambies de tema! ¿Lo aceptas?
(Emmy) No tengo nada en Londres. Ni casa ni familia. ¿Cómo voy a aceptar un trabajo?
(Sycamor) ¿Y por qué no?
¿Qué?
(Sycamor) Siempre se empieza por algo.
(Emmy) Supongo.
(Grosky) ¡Me tomaré eso como un sí! ¡Te espero el lunes en comisaría! ¡Por Scotland Yard!
El inspector salió corriendo, como de costumbre.
(Sycamor) Ya has conseguido trabajo.
(Emmy) Ya lo veo...
(Eiris) ¡Tenemos que ir al museo!
***
El profesor Layton, Luke y Flora se dirigieron de nuevo al hotel, allí investigaron la caja que les había proporcionado Eiris.
La caja estaba adornada con varios adornos esculpidos en la madera. Parecía muy antigua, pero el profesor dudaba que tuviera más de mil años. La nota que habían encontrado estaba escrita en un lenguaje bastante actual, debería tener, como mucho, unos dos cientos años, no más. Pero, entonces, ¿qué quería significar todo esto?
(Luke) ¿Profesor, qué cree que debemos hacer ahora?
(Layton) Muchacho, me gustaría seguir investigando la caja. Quizás contenga alguna información oculta.
(Flora) ¿Oculta dónde?
(Layton) ¿Luke, recuerdas el puzle de la Caja Elísea?
(Luke) ¡Por supuesto, profesor!
(Layton) A ver si consigues hacer algo con esa información.
El profesor le entregó la caja a su aprendiz y éste la observó detenidamente.
***
Nos dirigimos al museo que prácticamente estaba vacío y lleno de piedras.
(Emmy) ¿Cómo vamos a encontrarlas?
(Sycamor) No será muy difícil.
(Emmy) Tú eres el experto en arqueología.
(Sycamor) Pero sigo siendo una persona igual que tú. Empecemos por esta sala.
(Emmy) ¿Pero tenemos alguna pista?
(Sycamor) No.
Qué bien...
(Emmy) ¿Entonces?
(Sycamor) La piedra que hay en Folsore es una piedra preciosa, busquemos piedras preciosas.
Asentí y me giré hacia Eiris que seguía cogiéndonos de la mano a los dos.
(Emmy) Eiris, ahora tienes que estar en silencio, estamos en un museo.
(Eiris) ¿Y por qué se tiene que guardar silencio? No voy a despertar a nadie.
Eiris dirigió su mirada hacia unos esqueletos reconstruidos de varias especies extinguidas.
(Emmy) Eso es verdad, pero hay que respetar al resto de personas que están aquí... Aunque haya muy poca.
(Sycamor) No perdamos más tiempo.
Recorrimos toda la sala pero ni rastro de piedra preciosa, así que subimos a la siguiente.
(Emmy) Parece que sean estás dos.
Sycamor se acercó a la vitrina y leyó el origen de esas piedras.
(Sycamor) Sí, son esas dos. Son de Folsore.
(Emmy) ¿Y cómo las sacamos de aquí?
Sycamor me miró de una manera un poco siniestra y soltó de la mano a la pequeña.
(Sycamor) ¿Has olvidado que una vez fui Jean Descole? Salid del museo e id al Bostonius, nos encontraremos allí.
Sycamor se dirigió al baño, dónde una cámara no pudiera verlo, seguramente a cambiarse de vestimenta.
(Emmy) Eiris, salgamos de aquí.
Las dos bajamos hasta la planta baja y salimos del museo en dirección al Bostonius.
***
(Luke) Parece... Parece como si faltara algo dentro.
(Layton) Así que también te has dado cuenta.
(Flora) ¿Qué pasa?
(Luke) Aquí dentro debe de ir algo que encaje. ¿Pero el qué?
(Layton) Las tres piedras.
(Flora) ¿¡En serio!?
(Layton) Sí, confiemos en que nuestros compañeros consigan las otras dos.
(Flora) Una cosa... ¿No creéis que los dos están enamorados?
(Luke) ¿¡Tú también lo has notado, Flora!?
(Flora) ¡Yo siempre noto esas cosas!
(Layton) Es cierto que se tienen un cariño poco habitual en personas que se acaban de reencontrar, pero el profesor Sycamor está enamorado de Emmy.
(Flora) ¡Y Emmy de él!
Esa respuesta dejó perplejos al profesor y su aprendiz.
(Flora) ¡Deberíamos darles un empujoncito!
(Layton) Querida, no deberíamos entrometernos entre ellos.
(Luke) Mmm...
(Flora) No deberíamos, pero nada nos prohíbe no entrometernos.
***
Eiris y yo llegamos al Bostonius y nos sentamos a descansar. ¿Tardaría mucho en conseguir las piedras? La última vez que había visto a Descole me había salvado la vida... Pero antes de eso, tres años antes seguía siendo enemigo mío.
Pronto apareció el enmascarado dentro del Bostonius y Eiris se asustó mucho. Sentía como me cogía de la ropa con sus pequeñas manos.
(Eiris) E-E-Emmy. ¿Qui-Quién es?
(Descole) ¿Yo?
(Emmy) Es un villano, pero no le dejaría que te hiciera daño.
Eiris se acercó aún más a mí. Estaba realmente asustada.
(Emmy) Deja esto, por favor.
Descole me entregó las piedras y se metió en una habitación.
(Eiris) ¡Emmy! ¿¡Quién es ese desconocido!?
(Emmy) ¿Recuerdas al profesor pelo guay?
(Sycamor) Sycamor.
(Emmy) Era él.
(Sycamor) Eiris, no te asustes de mí. Esa persona ya no existe. O existe lo más poco posible. ¿De acuerdo?
Sentí que mis labios formaban una sonrisa al escuchar aquello.
(Eiris) S-Sí.
(Sycamor) ¡Raymond! ¡Eleva el Bostonius!
Y así, una vez más, pusimos rumbo a Folsore.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…