Ir al contenido principal

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir.
Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil.
(Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama?
(Sycamor) S-Sí.
Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida.
***
(Sycamor) Es tan bonita cuando duerme.
(Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes?
(Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado.
Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja.
(Sycamor) ¡Lo has conseguido!
***
Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche.
(Luke) ¿¡Qué pasa!?
(Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito.
(Layton) Hemos conseguido abrir la caja.
(Flora) ¿De verdad?
(Emmy) ¿Y qué hay dentro?
Me toqué la cabeza y vi que me salió un poco de sangre, un simple rasguño.
(Sycamor) Creo que necesitas que te cure.
(Emmy) Si no hubieras gritado como si fuera el final de mundo.
Era gracioso, en verdad no me había molestado que me despertara, me había hecho gracia.
Los dos entramos en el baño y empezó a curarme el pequeño rasguño, pequeño.
(Sycamor) ¿Te duele?
(Emmy) No, solo me escuece un poco.
Sentí que nos estábamos acercando mucho hasta que llegamos a sentir la respiración del otro. Sentía que me iba a besar en cualquier momento y mis mejillas empezaban a colorarse.
(Emmy) D-D-De-Desmond...
¿¡Lo había llamado por su nombre!?
Estábamos a punto de besarnos cuando alguien llamó a la puerta. Luke.
(Luke) ¿Os queda mucho? ¡Tenemos que leer la carta!
Sycamor se separó rápidamente de mí (creo que maldijo un poco a Luke, aunque creo que yo también), me colocó una tirita cerca de sien y salimos del baño para reunirnos con los demás.
Fuera vimos que el profesor Layton sujetaba entre sus manos una carta bastante antigua y arrugada.
(Sycamor) ¿Eso estaba dentro de la caja?
(Layton) Así es. Voy a leerla. "Amor de mi vida, sé que nuestro amor es imposible, pero por ti he robado la piedra del amor. Si tú y yo no podemos ser felices nadie lo será. Esa piedra causará el caos a todos quién ose acercarse a ella. No olvides que te amo."
(Flora) Para ser una carta de amor da un poco de miedo...
(Sycamor) Nadie será feliz...
(Layton) Cualquiera que se acerque a ella causará el caos... Tiene sentido.
(Emmy) ¿Cómo?
(Layton) Todo el mundo que se acercado a la cueva ha dicho que le predijo un terrible futuro, eso es un caos para su vida.
(Luke) Vaya, sí que es peligrosa esa piedra.
(Layton y Sycamor) Tenemos que ir.
(Luke y Flora) ¿¡Cómo!?
(Emmy) Me parece bien.
(Luke) ¡Pero nos va a decir cosas malas!
(Flora) Es verdad...
(Emmy) Pero no hace falta que os las creáis. Al fin y al cabo solo son predicciones, tienen un cincuenta por ciento de posibilidad de que se cumplan.
(Layton) Tienes razón, Emmy.
(Sycamor) De todos modos me gustaría hablar con la niña que os habéis encontrado.
(Layton) Por la mañana podríamos volver a subir la colina y podemos ir a su casa.
(Sycamor) Estupendo.
(Flora) Quedan tres horas para que amanezca.
(Sycamor) Espero que aprovechéis las horas en dormir.
Vaya, solo tres horas para dormir. ¿Podríamos soportarlo?
***
El profesor Layton y el profesor Sycamor se volvieron a quedar solos antes de que el primero se fuera a su habitación con Luke.
(Sycamor) ¿Layton, al final has perdonado a Emmy?
(Layton) Hace tres años.
(Sycamor) ¿De verdad?
(Layton) Por supuesto, pero ella sigue culpándose. Supongo que pronto se perdonará ella misma.
***
Tres horas más tarde nos levantamos con pereza y bajamos a desayunar. Teníamos que ir a la colina.
No perdimos mucho tiempo desayunando, comimos lo suficiente para que no nos faltaran las fuerzas y salimos en dirección a la colina, pero allí fuimos a un bosque por el que nos guiaron el profesor y Luke.
Andamos por el bosque congelado, había nevado un poco, hasta llegar a una cabaña de madera.
(Luke) ¿Profesor, se habrá despertado Eiris?
(Layton) No lo sé, probemos.
El profesor llamó a la puerta y enseguida alguien le abrió. Era una niña de unos cinco años con el pelo castaño claro recogido en dos trenzitas, tenía los ojos azules y llevaba un vestido azul oscuro de invierno y una gran sonrisa en su boca.
(Eiris) ¡Hala, sois vosotros! ¡Hola!
(Emmy) ¡Pero qué mona es esta niña!
No me pude resistir y la cogí en brazos para abrazarla. ¡Era tan mona!
(Eiris) Soy Eiris.
(Emmy) Yo Emmy.
Después de estrujarla un poquito la volví a dejar en el suelo.
(Sycamor) Eiris, soy el profesor Desmond Sycamor. Quería preguntarte una cosa.
(Eiris) ¿Qué pasa?
(Sycamor) ¿Recuerdas la caja que les diste ayer a ellos dos?
(Eiris) ¡Sí! ¿La habéis conseguido abrir?
(Luke) ¡Por supuesto! ¡Ningún puzle se le resiste al brillante profesor Layton!
(Eiris) ¡Qué chulo! ¿Y había algo dentro?
(Layton) Dentro había una nota.
(Eiris) Qué decepción... Creía que habría algo de valor, como... ¡Chocolate!
(Flora) Jijiji.
(Sycamor) ¿Encontraste algo más en la cueva?
(Eiris) No, solo la caja. Fue extraño que la encontrara, pero tropecé con ella.
(Sycamor) Interesante. Gracias por tu ayuda.
(Eiris) ¡Pasaos cuando queráis! Yo estaré aquí... Sola.
(Emmy) ¿Y tus padres?
(Eiris) Mis padres se han ido lejos y no volverán.
Se me partió el alma al ver como sonreía tristemente al decir aquello. ¿Pero vivía sola esa niña?
(Emmy) ¿Vives sola, Eiris?
(Eiris) ¡Claro! ¡Yo ya soy mayor!
(Sycamor) ¿Eiris, has visto a los hombres que van vestidos de negro y están en la cueva?
(Eiris) Sí, dan miedo. Suben cada mañana haciendo mucho ruido que hace que me despierte.
(Layton) ¿Todas las mañanas? ¿A qué hora más o menos?
(Eiris) Sobre las seis.
(Sycamor) Hace dos horas.
(Layton) ¿Hay otra entrada a la cueva?
(Eiris) Había, pero no estaban comunicadas, pero ahora está cerrada con piedras.
(Layton) Muchas gracias, Eiris.
Nos despedimos de la pequeña y empezamos a subir la colina. Me sentía mal por la pequeña, no podía permitir que viviera sola. Me recordaba a mí...
(Sycamor) ¿En qué piensas?
(Emmy) En que no puedo dejar a Eiris allí sola.
(Sycamor) ¿Te recuerda a ti?
(Emmy) ¡Para nada!
Hice parecer ofendida e indignada, pero con él no funcionaba, y más si era verdad.
Subimos poco a poco la colina y, como pensábamos, ya estaban aquellos hombres merodeando por la entrada de la cueva.
(Luke) ¿Profesor, cómo entramos?
(Layton) Creo que lo más efectivo sea que nos separemos.
(Flora) ¿Separarnos?
(Layton) Sí. Si nos separamos podemos entretenerles o despistarles y entrar.
(Sycamor) Me parece un plan estupendo. ¿Cómo lo hacemos?
(Layton) He pensado que Luke y yo deberíamos entretenerles mientras vosotros tres entráis en la cueva.
No tenía nada que objetar. En verdad tenía curiosidad por lo que me dijera esa piedra.
El profesor y Luke se encargaron de entretenerles mientras Sycamor, Flora y yo nos escondíamos.
En un momento dado, los hombres se fueron y el profesor y Luke con ellos. ¿A dónde irían?
(Sycamor) Es nuestro momento.
Nos adentramos en la fría y oscura cueva.
(Flora) ¿Y la luz cegadora que nos habían dicho?
(Sycamor) Debería estar aquí...
Seguimos andando hasta que una luz cegadora nos invadió.
(Emmy) ¿Es esa...?
(Sycamor) La piedra del amor.
(Flora) ¿No-No-Nos va a decir nu-nuestro futuro?
La luz comenzó a hablar. ¿Cómo?
(???) Profesor Desmond Sycamor. Tuviste un hermoso amor que duró poco tiempo y terminó de la peor manera posible, pero la chica de la cuál estás enamorado actualmente dejará de quererte por un malentendido.
No podía ser... No quería creerlo. ¿A Sycamor le gustaba una chica?
Sentía un gran dolor en el corazón, como si hubiera perdido algo muy grande.
(???) Emmeline Altava. Nunca has conocido el amor, pero te vas a enamorar.
Sycamor estaba mirando el suelo. Me sentía un poco... Decepcionada.
(???) Flora Reinhold. En el futuro vas a tener que elegir entre dos chicos, uno mayor que tú brillante e ingenioso que te amará, y uno menor que tú tierno e inteligente que te amará con locura.
(Flora) ¿¡Do-Dos!?
(Sycamor) ¡Viene alguien! ¡Tenemos que irnos!
Salimos corriendo de la cueva y fuera estaban de nuevo todos los hombres quienes empezaron a hablar con nosotros mientras recogían. ¿Se iban?
(Flora) ¿Se van?
(Uyu) Por supuesto que sí. Tenemos que cosas mejores que hacer que estar aquí con una estúpida piedra habladora.
(Rue) Exacto, un hombre muy inteligente nos ha abierto los ojos.
(Poop) Aún estamos a tiempo de conseguir nuestros sueños.
(Uyu) Venga, chicos, vámonos.
Todos los hombres cogieron sus mochilas y se marcharon colina abajo con un par de coches.
(Emmy) Qué extraño todo. ¿Quién habrá sido?
(Sycamor) Layton, por supuesto.
Pronto aparecieron el profesor y Luke y nos explicaron lo que habían hablado con aquellos hombres para conseguir que se marcharan.
Empezaron a hablarles de los sueños y cosas así, y como siempre, el profesor suena muy convincente y ha conseguido que se marcharan de allí.
Fuimos bajando la montaña.
(Luke) ¿Qué os ha dicho la piedra?
(Flora) Nos ha dicho el futuro en el amor.
(Luke) ¿Qué te ha dicho a ti?
(Flora) Qu-Que tendré que elegir en-entre do-dos chicos.
(Luke) ¿Y a ti, profesor Sycamor?
(Sycamor) Cosas del amor.
(Luke) ¿Y a ti, Emmy?
Seguía un poco mal por lo que había dicho la piedra a Sycamor. ¿Quién sería la chica de la que estaba enamorado? Eso me estaba torturando por dentro.
(Luke) ¿Emmy?
¿Pero por qué me preocupaba por eso? Él es simplemente... No podía ser. Esa piedra tenía razón. Me había enamorado de él. ¡Esa piedra era real! Entonces a él le gustaba alguna chica. Por eso no me gustaba nada el amor, ni me había enamorado de nadie...
(Luke) ¡E-Mmy!
(Emmy) ¿¡Qué!? ¿¡Qué pasa!?
(Luke) Estabas en tu mundo.
(Emmy) Sí, puede ser. ¿Decías algo?
(Luke) ¿Que qué te había dicho?
(Emmy) Nada importante. Que me enamoraría.
Sentí como Luke miraba al profesor y Flora de forma pícara y ellos le correspondieron. ¿Qué estaba pasando aquí?
(Flora) ¿Crees que es verdad? Lo que dice la piedra digo.
Medité que contestar, sabía que lo mío se había hecho realidad, el de Flora estaba segura de quiénes se refería, el menor era Luke Triton y el mayor era el terrible Clive Dove, así que por lo tanto el de Sycamor también era verdad. En resumen, la piedra predecía el futuro de verdad.
(Emmy) Sí, es verdad. Lo que dice la piedra es real.
Todos me miraron con una cara de sorpresa. ¿Había dicho algo malo?
(Emmy) ¿Qué pasa? Lo que me ha dicho la piedra no me ha parecido malo, era algo de esperarse, lo de Flora sí que es algo más complicado, y lo de Sycamor... Ya se apañará.
Finalmente llegamos al pueblo ya casi anocheciendo y nos moríamos de hambre. Ese día había sido extraño, había descubierto que estaba enamorada pero no me correspondía. Qué emocionante...
Volvimos al hotel a cenar y pronto se fueron todos a sus habitaciones menos Sycamor y yo. Era aún muy pronto para acostarse, así que estuvimos cerca de la chimenea.
(Emmy) ¿Qué hora es?
(Sycamor) Las siete y media.
Eso fue lo único que le dije.
(Sycamor) ¿Estás pensando en Eiris, verdad?
(Emmy) Sí, no puede estar sola.
(Sycamor) ¿Quieres que vayamos a verla?
(Emmy) ¡Por favor!
Salimos del hotel y hacía mucho frío. Recorrimos todo el pueblo hasta llegar al oscuro bosque.
(Emmy) Hey, Sycamor. Lo que te dijo la piedra... ¿Cómo es la chica de la que estás enamorado?
(Sycamor) Ummm... Pues es una chica muy valiente, guapa e inteligente.
Parecía perfecta.
(Sycamor) ¿Y cómo es el chico que te ha robado el corazón?
(Emmy) Es un hombre mayor que yo, pero no me importa, es muy inteligente, y digamos que me ha salvado la vida alguna vez.
(Sycamor) ¿¡Estás enamorada de mi hermano!?
¿¡Qué!? Este hombre es tonto.
(Emmy) ¡No! ¡No, te equivocas! Es... Otro.
No volvió a decir nada. Qué raro todo...
Llegamos a la casita de Eiris y tenía la luz encendida. ¡Qué bien!
Llamé a la puerta y la pequeña me abrió la puerta.
(Eiris) ¡Emmy!
(Emmy) Hola, Eiris.
La cogí en brazos y la abracé.
(Eiris) ¿Qué os trae por mi humilde morada?
(Emmy) Estábamos pensando en ti y queríamos saber cómo estabas.
(Eiris) Estoy bien, pero estaba aburrida.
(Sycamor) ¿Quieres que vayamos a un parque?
(Eiris) ¡Sí! ¡Sí que quiero!
Al fin y al cabo era una niña.
Eiris nos llevó hasta un parque muy bien iluminado con unas pequeñas luces de Navidad.
Estuvimos jugando con ella mucho tiempo y finalmente Eiris se quedó dormida. Parecíamos una familia. ¿¡He pensado que parecemos una familia!?
Sycamor la cogió a caballito y salimos del parque.
(Sycamor) Deberíamos llevarla a su casa.
(Emmy) Pero está lejos. ¿Y si la llevamos a nuestro hotel?
(Sycamor) ¿Y dónde dormirá?
(Emmy) En mi habitación y yo duermo en la tuya. Si no te importa.
(Sycamor) N-No me importa.
Llegamos al hotel y entramos en mi habitación.
(Emmy) Ve con cuidado de no despertar a Flora.
Metimos a Eiris en mi cama y la arropamos. Luego salimos y nos fuimos a la habitación de Sycamor a dormir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …