Ir al contenido principal

Capítulo 1: Hola de nuevo

Me desperté y sentí que todo había sido un sueño, nada de eso había ocurrido, pero ese sentimiento se fue cuando abrí los ojos y vi que seguía en el Bostonius y el profesor Sycamor estaba a mi lado. Me quité la manta, que supuse que él me había puesto y me levanté del sofá.
(Emmy) No ha sido un sueño...
(Sycamor) ¡Tu sueño se ha hecho realidad!
(Emmy) Gracias por la manta, profesor Mechoncitos.
(Sycamor) Sycamor. Te... Podrías haber... Resfriado.
Vi como sus mejillas se estaba tiñendo de rojo hasta que volví a hablar.
(Emmy) He estado bien todo este tiempo.
(Sycamor) No sé cómo has aguantado ese ritmo de vida.
(Emmy) Yo tampoco... Pero ahora estoy aquí.
(Raymond) Hemos llegado, señor.
(Sycamor) Muchas gracias, Raymond. Emmy, bajemos.
Asentí y salimos del Bostonius. ¡Hacía mucho frío! Se notaba que estábamos en el norte.
(Emmy) Estoy pensándolo mejor, y mejor vuelvo por dónde he venido. ¡Gracias por el viaje!
Me giré para irme en dirección contraria hasta algún otro sitio, pero Sycamor me cogió del brazo haciendo que le mirara a los ojos.
(Sycamor) Debes quedarte. Podrías ayudarnos a resolver este caso.
(Emmy) Pero...
(Sycamor) Por favor, quédate.
Sentí algo extraño en mi estómago, tendría hambre, pero decidí quedarme.
(Emmy) De acuerdo, iré contigo. Pero suéltame.
Sentí que volvía a sonreír. ¿Por qué quería que me quedara? Yo solo haría nada más que estorbar.
Le seguí unos pasos por detrás refunfuñando. No quería reencontrarme con el profesor, ni con Luke.
Finalmente vi bastante cerca un sombrero de copa que no podría olvidar nunca, una gorra azul que conocía a la perfección y a una chica que les acompañaba. No había duda, eran ellos.
Sentí que el pánico se apoderaba de mí y salí corriendo en dirección al Bostonius.
Lo siento, Desmond Sycamor.
***
(Layton) Buenos días, Sycamor.
(Sycamor) Buenos días, Layton, Luke, y tú debes de ser Flora.
(Flora) Sí, Flora Reinhold.
(Sycamor) Y aquella que veis corriendo en dirección contraria es Emmy Altava.
(Layton) ¿Emmy?
(Luke) ¿¡Emmy está aquí!?
(Sycamor) Sí, creo que debería ir a por ella.
(Layton) Te acompañamos.
Los cuatro fueron en dirección al Bostonius, allí encontraron a Emmy con Raymond.
***
No podía ir a ningún lugar, no sé porqué se me ocurrió volver al Bostonius. Había cavado mi propia tumba.
(Flora) ¡Hala! ¿Esto es el Bostonius del que me habéis hablado tantas veces?
(Luke) Sí. ¿A que es muy bonito?
(Flora) ¡Es precioso! No me lo imaginaba tan grande.
(Sycamor) Lo utilizo como casa, debe de ser lo suficientemente grande para vivir.
Estaban entrando en el Bostonius. ¿Tan previsible soy?
(Sycamor) Emmy, sabía que volverías aquí.
Sí, sí que soy previsible.
(Emmy) Lo-Lo siento...
(Layton) Emmy.
También estaba aquí.
(Emmy) Lo-Lo-Lo siento, profesor. Por todo. ¡Lo siento!
Sentí que el profesor me empezaba a abrazar mientras yo me seguía disculpando. Por todo, por lo de Targent, por lo de Luke, y por haberme ido ahora sin aparecer.
(Emmy) ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! Espero que algún día pueda perdonarme.
(Layton) Emmy...
El profesor se separó de mí.
(Layton) Umm... Emmy, si te quedas hasta resolver este caso te perdonaré.
Medité unos instantes, sentía que me estaba tomando un poco el pelo, pero no me importaba.
(Emmy) Me quedaré.
(Luke) ¡Emmy!
Luke corrió hacia mí y me abrazó con fuerza.
(Emmy) Luke...
(Luke) ¡Te echado muchísimo de menos!
(Emmy) Yo también.
Sentía que iba a llorar, pero no podía permitirlo. Me separé de él y comprobé lo alto que se había hecho. Ya habría cumplido quince años, posiblemente casi los dieciséis.
(Emmy) Has crecido mucho.
(Luke) ¡Claro! ¡La última vez que me viste tenía doce años!
Solo habían pasado tres años y parecían tanto tiempo.
(Luke) Te presento a Flora Reinhold, vive con nosotros.
(Emmy) Hola Flora.
(Flora) ¡Tú eres Emmy Altava! Tenía muchas ganas de conocerte.
(Emmy) ¿Ah? ¿En serio?
Salimos de Bostonius, de nuevo con el frío, y el profesor Layton empezó a relatarnos lo que le había dicho el remitente de la carta.
El remitente era un viejo amigo de Sycamor, por lo que no pudo negarse a ir, pero se tenía que marchar urgente del pueblo y cuando volviera nos avisaría. Por suerte, el profesor Layton llegó antes que nosotros dos y pudo hablar con él.
(Layton) Parece que hace unas semanas, un rayo hizo que una cueva cerrada se abriera de nuevo dejando a la vista a curiosos lo que escondía dentro. Todavía no hemos entrado porque os estábamos esperando, pero por lo que hemos averiguado dentro se esconde une terrible luz que ciega a todos los que entran y les dice el terrible futuro que les espera.
(Flora) ¡Dicen que dentro se encuentra la piedra del amor!
(Sycamor) Interesante... ¿Y dónde se encuentra esa cueva?
(Luke) Allí.
Luke señaló una enorme colina que se alzaba a lo lejos, bastante alta.
(Emmy) ¿¡Allí arriba!?
(Layton) Son doce kilómetros.
Pensaba que serían más.
(Layton) Había pensado que sería conveniente que fuéramos mañana al amanecer. Si partimos ahora llegaríamos arriba sobre las seis de la tarde, y sería de noche.
(Sycamor) Sí, me parece lo mejor. ¿Dónde os alojáis?
(Flora) Nos alojamos en un hotel a las afueras del pueblo.
(Layton) Te habíamos reservado una habitación.
(Sycamor) Muchas gracias.
(Layton) ¿Emmy, quieres compartir habitación con Flora o te reservamos una habitación?
Miré a Flora y por la cara que puso se moría de ganas de que compartiera habitación con ella.
(Emmy) No me importa compartir habitación con Flora.
(Layton) Estupendo.
Me seguía preguntando que hacía ahí. Me sentía incómoda. Yo no era así.
(Sycamor) Si no os importa me gustaría ir a informarme un poco más sobre esa piedra. Al fin y al cabo vosotros sabéis más y solo os atrasaríamos.
(Layton) Estoy de acuerdo.
(Sycamor) ¿Emmy, vienes?
(Emmy) Supongo que sí.
No tengo nada mejor que hacer...
(Layton) Estupendo, os esperaremos en el hotel.
(Sycamor) Hasta luego.
Los tres se marcharon por un callejón dejándonos solos.
(Sycamor) ¿Qué te ha parecido tu primer reencuentro?
(Emmy) Extraño.
(Sycamor) Bueno, ya conoces a mi hermano. ¿Comenzamos?
(Emmy) Sí.
Nos adentramos en el pueblo en busca de información, pero la mayoría de información era inútil o simplemente la gente se asustaba y salía corriendo. Sí que sería mala esa piedra del amor...
(Sycamor) ¿No sientes curiosidad por esa piedra?
(Emmy) Mucha. ¿Tan malo es que descifren tu futuro? Al fin y al cabo vas a vivirlo igualmente.
(Sycamor) En eso tienes razón, pero entiendo a esta gente. Yo no podría vivir con tranquilidad si sé que me va a pasar algo horrible en cualquier momento.
(Emmy) Quizás mañana cuando vayamos te dice alguna desgracia.
(Sycamor) Estoy acostumbrado a cualquier cosa ya. ¿Tú la soportarías?
(Emmy) Bueno, digamos que todas las desgracias que nos han dicho son sobre el amor, así que yo podría con ello. ¿Qué me pueden decir malo sobre un amor inexistente?
(Sycamor) Jajaja, si tú lo dices. Pero alguien te habrá robado alguna vez el corazón.
(Emmy) Por ahora no, y a este paso lo dudo.
(Sycamor) Jajaja, nadie puede escapar de las garras del amor, Emmy.
(Emmy) Puede que tengas razón.
Poco después decidimos ir hacia el hotel. Con la información que nos había dado el profesor y la poca que habías recogido nosotros teníamos suficiente para continuar la investigación con el resto del grupo.
Al llegar al hotel nos encontramos con el profesor Layton en el vestíbulo.
(Layton) Hola.
(Sycamor) ¡Hola!
(Layton) Os estaba esperando para deciros cuales eran vuestras habitaciones. Emmy, tu habitación es la 34, allí está Flora, y la tuya, hermano, es la 64.
(Emmy) Gracias, iré arriba.
Me despedí de los dos profesores y subí hasta la primera planta.
***
(Layton) ¿Qué tal ha ido la investigación?
(Sycamor) Nada fructífera. La gente apenas nos decía nada o se asustaba y salía corriendo.
(Layton) La gente tiene miedo.
(Sycamor) No me extraña.
(Layton) ¿Hay algo que quieras contarme de tu vida?
(Sycamor) ¿De mi vida? (...) Quizás sí.
(Layton) ¿De qué se trata?
(Sycamor) Más bien de quién. Es Emmy.
(Layton) ¿Emmy?
(Sycamor) Sí, hermano. Me gusta Emmy.
(Layton) ¿Cómo? ¿Pero hacía muchísimo que no la veías, no?
(Sycamor) Sí, pero ya cuando compartimos la última aventura resolviendo el enigma de los ashalanti empecé a sentir algo y cuando nos hemos reencontrado he vuelto a sentirlo. Creo que me he enamorado.
***
Subí a la primera planta y llamé a la puerta de la habitación 34 y en seguida me abrió Flora.
(Flora) ¡Hola! Pasa, pasa.
Entré en la habitación y me señaló la que sería mi cama.
Me tumbé en mi cama y Flora empezó a hablarme.
(Flora) Emmy, sé porque te fuiste del grupo.
(Emmy) ¿Eh?
(Flora) Sí, lo de la traición, lo de Targent.
(Emmy) (...)
(Flora) Fue muy ruin y cruel.
Las palabras de Flora me estaban haciendo mucho daño. Sentía que estaba a punto de llorar.
(Flora) Pero yo hubiera hecho lo mismo.
(Emmy) ¿Eh?
(Flora) Sí. Yo por mi padre hubiera hecho lo mismo. Bueno, por cualquier familiar.
(Emmy) Pero Leon Bronev no era familiar mío.
(Flora) Bueno, pero era como si lo fuera.
No entendía a esa chica, primero me ¿insultaba? Y luego decía que me comprendía... No la entiendo.
(Emmy) Vale.
La habitación se quedó en silencio, un silencio incómodo. Esa conversación había sido tan extraña...
(Flora) Oye, Emmy.
(Emmy) ¿Sí?
(Flora) ¿Es verdad que sabes pelear muy bien?
(Emmy) No me gusta presumir de ello, pero se me da bastante bien.
(Flora) ¿¡Podrías enseñarme!?
(Emmy) ¿¡Eeeh!? Bueno, supongo que... Podría... Pero no sé...
(Flora) ¡Por favor!
(Emmy) Está bien. Pero creo que voy a necesitar ayuda.
Salí de la habitación y subí una planta hasta la habitación de Sycamor. Llamé a la puerta y cuando la abrió lo arrastré hasta mi habitación.
(Sycamor) ¿Para qué me has arrastrado hasta aquí?
(Emmy) Flora quiere que le enseñe a pelear, y para eso necesito un oponente digno.
(Sycamor) Me halagas...
(Flora) ¡Sois muy amables!
Era extraño porque no suelo pelear sino es en defensa propia, pero supongo que era por una buena causa, además, Sycamor o Descole era un oponente digno, no me había equivocado al elegirlo.
A Flora le enseñamos unas cuatro cosas básicas, hasta que Sycamor hizo un extraño movimiento haciendo que me torciera un tobillo. Genial...
(Sycamor) Lo siento mucho. ¿Te duele mucho?
Me cogió en brazos y me tumbó en la cama colocando una almohada bajo mi pie levantándolo un poco.
(Emmy) Bastante. ¿Puedes ir por hielo, por favor?
(Sycamor) Sí, ahora vuelvo.
Salió de la habitación dejándonos a Flora y a mi solas.
(Emmy) ¿Te ha gustado la clase práctica?
(Flora) ¡Sí! Ha sido muy interesante. ¿Te duele mucho?
(Emmy) No, apenas me duele, solo estaba exagerando un poco.
Flora puso una cara de pícara.
(Flora) ¿Estás ligando con él?
(Emmy) Flora, una señorita tiene que saber hacer de todo.
Las dos nos reímos hasta que Sycamor volvió a llamar a la puerta y me trajo un poco de hielo que colocó con cuidado sobre mi tobillo.
(Sycamor) ¿Sientes mejoría?
(Emmy) Sí, mucho mejor.
Le sonreí y sentí que se ponía rojo, y un poco más tarde se fue.
(Flora) Vaya, tengo mucho que aprender.
(Emmy) ¡Jajajajaja!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …