Ir al contenido principal

Capítulo 6: La Corona Dorada

Crown sacó un mando a distancia de un bolsillo y presionó un botón haciendo que todo el castillo temblará.
(Flora) ¿¡Qué está pasando!?
Unas patas mecánicas se abrieron paso desde el suelo hasta llegar a nuestra sala.
(Crown) ¿Layton, te suena esto?
(Layton) Eso es...
(Emmy) El espectro.
(Luke) ¡El espectro de Misthallery! ¿¡Cómo lo tienes tú!? Fue... Destruido.
(Crown) Descole lo reconstruyó para mí.
Entonces caí en la cuenta de que no era Descole quién había utilizado a Crown, sino Crown a Descole.
Crown presionó de nuevo un botón y las patas empezaron a destrozar ese castillo. ¿De verdad iba a buscar esa estúpida corona?
(Crown) ¡Hasta nunca, Layton!
Crown se subió a una de las patas y desapareció con ellas.
(Layton) ¡Rápido! ¡Vamos a seguirlo!
Corrimos por varios pasillos que encontramos. ¡Era un laberinto!
Fue una persecución difícil y larga. Fue muy complicado intentar detener a Crown, pero finalmente fue él el que se detuvo, cuando llegó a una sala subterránea.
En la sala solo había una vitrina con una corona llena de polvo.
(Crown) ¡Ahí está! ¡La Corona Dorada!
(Flora) Pues muy dorada no es...
Crown corrió hacía la vitrina, cogió una piedra y rompió el cristal.
La corona empezó a brillar hasta inundar toda la habitación de luz, y empezó a hablar. ¡A hablar! ¡La corona!
(Corona) ¡Insensatos! Humanos insensatos, inútiles y egoístas. Todo lo que hacéis es por egoísmo. Todo.
Increíble.
(Corona) Por vuestra culpa el mundo fue, es y será un lugar horrible, lleno de desgracias.
(Crown) ¿¡Pero qué dice ese cacharro!?
(Corona) ¡Sentid el poder de la destrucción!
La Corona Dorada se elevó iluminada y comenzó a lanzar rayos contra todas partes destruyendo todo lo que tocaban. ¡Estaba destruyendo el castillo!
(Corona) ¡Sentid lo que sintieron vuestros antepasados!
La corona abrió un agujero en el suelo, por el que cayó Crown. Estábamos en peligro.
(Emmy) ¡Tenemos que salir de aquí!
Salimos de esa habitación, medio destruida, recorriendo todos los pasillos que encontrábamos, también bastantes destruidos y temblando. ¡El castillo se estaba destruyendo! ¡Teníamos que salir en seguida si queremos salir con vida!
Corrimos con toda nuestra fuerza hasta que al fin llegamos a las mazmorras, por dónde habías entrado. Subimos las escaleras y nos alejamos de las ruinas.
Ante nosotros se volvió a construir un castillo. Era el castillo antes de que fuese destruido hace veinte años. ¿Tanto poder tenía esa corona?
(Layton) Fascinante.
(Flora) ¡Ha sido increíble!
(Luke) ¿Ha terminado todo?
(Layton) Parece que sí, muchacho.
El sol amenazaba con salir. ¿Cómo pasaba el tiempo tan rápido aquí?
Aparecieron los inspectores Grosky y Chelmey, junto con Julie, la alcaldesa y los dos concejales. Habían sido avisados de extraños ruidos y movimientos en las ruinas del castillo.
El profesor les explicó lo ocurrido y como la Corona Dorada había reconstruido sin apenas esfuerzo el castillo.
(Layton) Seguramente, la Corona Dorada quiere seguir oculta para los humanos. Sin lugar a duda, eso fue lo que les dijo a los rufianes que la habían robado hace mil años.
A la señora Pulli se le saltaron las lágrimas al ver como el castillo volvía a estar de pie, y que por fin todo había terminado. Nos dio las gracias mil veces y se sentía muy agradecida por nuestra ayuda en todo esto, aunque esto para el profesor fue como un simple pasatiempo.
(Julie) Sabía que lograríais resolver este misterio.
(Emmy) ¡Por supuesto! No hay ningún misterioso que pueda con el brillante profesor Layton.
(Julie) Ni con sus ayudantes. Por cierto, Emmy, quizás vuelva a Londres.
(Emmy) ¿Por qué?
(Julie) Este pueblo es un poco aburrido. Quizás pueda conseguir un puesto en Scotland Yard, o quizás vuelva a ser cartera. ¿Sigues teniendo una habitación libre?
(Emmy) Sí, por ahora sí.
Nos dirigimos a la hostal. Descansaríamos un poco antes de volver a Londres al atardecer.
Flora y yo nos dirigimos a la habitación. Tenía unas ganas de dormir.
(Flora) Emmy, he estado pensando. ¿No te gusta el nombre de Katrielle?
(Emmy) ¿A qué viene eso?
(Flora) Me parece un nombre muy bonito, si tienes una niña.
(Emmy) Flora, aún no sé si tendré al bebé, y estoy muy cansada para tener esta conversación.
Me dormí enseguida, demasiadas emociones acumuladas.
Me desperté sobre las cinco de la tarde y pensé en despertar a Flora. Es una dormilona.
Bajamos a desayunar, o más bien a merendar para en seguida volvernos a Londres.
En el comedor solo estaba Luke, y por lo que dijo, el profesor estaba haciendo la maleta y que bajaría enseguida.
Comimos la comida que había en la mesa que había cogido Luke.
(Flora) Oye, Luke. ¿Cómo llamarías a tus hijos?
Esa pregunta hizo que me atragantará con el té que me estaba tomando. Yo te maldigo, Flora.
(Flora) ¿Emmy, estás bien?
(Emmy) Sí, sí, Flora, estoy bien. Gracias.
Lo ha hecho a propósito. Sí que será una buena inspectora de Scotland Yard.
(Luke) ¿A mis hijos? Pues no lo sé... Nunca lo he pensado.
Luke se estaba poniendo colorado. ¡Qué mono!
(Flora) ¿No te parece que Katrielle es un nombre muy bonito?
(Luke) Sí, es bonito.
Terminamos de merendar y sobre las seis y media subimos al Laytonmóvil.
Era un viaje de dos horas, así que sobre las nueve o antes llegaríamos a Londres.
Cuando el profesor arrancó el coche, Luke y Flora se quedaron dormidos y yo estuve mirando por la ventana ese bonito paisaje.
(Layton) ¿Emmy, has decidido ya algo?
(Emmy) No, todavía no.
(Layton) Siento decirte que no tienes todo el tiempo del mundo.
(Emmy) Lo sé.
(Layton) Yo te apoyaré elijas lo que elijas.
(Emmy) Gracias, pero sigo confundida. Profesor, yo no he tenido madre así que no sé cómo actúa madre.
(Layton) Emmy, nadie sabe actuar como padre o madre. Eso se aprende con el tiempo.
(Emmy) Supongo.
El resto del viaje lo pasamos en silencio hasta que por fin llegamos a mi casa.
Bajé del coche y me despedí del profesor.
(Layton) Llámame si necesitas algo.
(Emmy) Lo haré.
Subí a mi apartamento. Tenía muchas cosas que pensar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …