Ir al contenido principal

Prólogo: La amenaza dorada

Fue un día extraño aquel.
Recibí por error una carta amenazadora para Flora Reinhold y para el profesor Hershel Layton.
Al terminar de leerla, con el corazón acelerado, salí de mi apartamento, cogí mi moto y en menos de diez minutos me planté en la casa del profesor.
Cuando abrió la puerta me quedé sin habla. Después de tanto tiempo sin verlo...
(Layton) ¿Emmy? Estás alterada. ¿Ocurre algo?
(Emmy) Sí, y algo muy importante.
(Layton) Pasa, pasa.
Entré en su casa y Luke y Flora me miraron extrañamente.
(Layton) ¿Qué ocurre?
(Emmy) Esto ocurre.
El profesor cogió la carta que le ofrecía y la leyó en voz alta y la cara de Flora cambió de extrañeza a pánico.
(Layton) "Señor Layton, entréguenos la Manzana Dorada o, dicho de otra manera, a Flora Reinhold, hija del barón de Saint-Mystère. Iremos a su lugar de trabajo a las 15:00 a por la Manzana Dorada. Los hombres de sombrero." ¿Qué hora es?
(Luke) ¡Las 16:30!
(Layton) ¿Emmy, a qué hora has recibido la carta?
(Emmy) Hará como media hora o tres cuartos de hora.
(Layton) Es una trampa.
(Emmy) ¿¡Pero, por qué me han enviado la carta a mí!?
El profesor se acercó a mí y me cogió de los hombros.
(Layton) Tranquilízate, Emmy. Te han involucrado a ti también.
(Luke) ¡Profesor, han aparecido varios coches negros delante de la casa!
El profesor fue hacia la ventana con disimulo y observó a muchos hombres trajeados de negro y con un sombrero negro.
(Layton) Tenemos que irnos. Vamos, Flora.
(Flora) ¡S-Sí!
Los cuatro salimos por la puerta trasera y nos metimos en el coche del profesor. Allí es donde empezaba una nueva aventura juntos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …