Ir al contenido principal

Capítulo 3: Reencuentros amargos

Me desperté pronto y decidí escabullirme de la casa de los Triton para respirar un poco de brisa mañanera.
Todo seguía rodeado de niebla, no recordaba lo que era despertarse en ese pequeño pueblo. Paseé hasta llegar al mercado que todavía lo estaban arreglando para abrir pronto.
Miré a todas partes y todo seguía igual pese a ver pasado tanto tiempo.
Estaba a punto de dar media vuelta y regresar a la casa cuando vi algo negro moverse, me giré y no vi nada. De refilón volvía ver esa extraña cosa pero de nuevo no encuentre nada. Observé de nuevo la escena y volví a ver eso y nada. Harta me giré para volver al centro del pueblo y me choqué con el profesor Layton.
(Layton) ¿Estás bien, Emmy?
(Emmy) Sí, sí. ¿Qué hace usted por aquí?
(Layton) Lo mismo te podría preguntar yo. He visto que habías salido y te estaba buscando.
(Emmy) Yo... Digamos que olía demasiado a vino y quería respirar aire fresco.
(Layton) Sí, olía mucho a vino. Espero que Flora no se despierte mareada.
(Emmy) Espero que no, la resaca es muy mala para los jóvenes.
(Layton) Emmy, tú sigues siendo joven.
(Emmy) No tanto, jeje.
(Layton) Volvamos, no quiero que Flora se despierte sola y se asuste.
(Emmy) Tiene razón.
Volvimos los dos a casa de los Triton y Flora ya se había despertado y desayunaba con Luke.
Luke parecía feliz, mucho más que ayer cuando buscábamos a Macaroni. Quizás tendría la oportunidad de ir de nuevo con él por Misthallery.
Pasaron un par de días y seguíamos sin novedades, quizás las cosas se habían calmado hasta que vinieron ellos.
Ese día estábamos aún en casa de Luke cuando llamaron al timbre.
(Layton) Inspectores.
(Chelmey) Layton, por fin le hemos encontrado.
(Grosky) ¿Emmy? ¿Qué haces tú aquí?
(Emmy) Ya ve...
(Grosky) Nos hemos tardado varios días en hallar vuestro paradero.
(Emmy) ¿Ocurre algo?
(Chelmey) Me imagino que ya lo sabrán, por eso han huido de Londres.
(Layton) ¿Qué ha ocurrido?
(Chelmey) Barton.
(Barton) Sí.
El policía sacó una carta y se la entregó al profesor.
(Grosky) Hemos recibido en la comisaría de Scotland Yard esa carta dirigida a usted.
(Layton) ¿Para mí?
El profesor la leyó y después me la entregó. Al menos en ese momento Luke y Flora habían salido a pasear con los padres de Luke.
"Señor Layton, veo que le gusta jugar al escondite y al pilla-pilla, pero no se crea tan inteligente como nosotros. Simplemente piense en que los más cercanos pueden traicionarles. ¿Acaso ha olvidado a Emmy Altava?
Le esperamos pronto en la villa de Saint-Mystère."
(Layton) ¿Me imagino que no han venido solo ha traerme esta carta, verdad?
(Chelmey) Así es. Sus enemigos Don Paolo y Descole también han recibido una carta amenazante por lo que hemos descartado que estén detrás de todo este enredo.
(Emmy) ¡Espere! ¿Han iniciado una investigación?
(Grosky) Así es.
(Emmy) ¿Por qué?
(Grosky) Porque recibimos esta carta y vimos que el señor Layton no había aparecido por la universidad desde hacía un par de días. Lo hemos relacionado y todo apuntaba a los Hombres del Sombrero.
(Layton) ¿Y cómo han descubierto que estábamos aquí?
(Chelmey) Lógica. Su aprendiz Luke Triton nació en este pueblo y lo más lógico sería que estuviera con sus padres, pero usted con él.
El profesor me miró con su típica expresión seria.
(Layton) Tenemos que movernos.
(Emmy) ¿Pero a dónde?
(Layton) Pasaremos el día aquí y a la madrugada saldremos. Si los Hombres del Sombrero nos esperan 'pronto' en Saint-Mystère iremos cerca de allí.
(Chelmey) Pues nosotros nos vamos. Pero antes...
Entonces entraron, a lo que podemos llamar, nuestras peores pesadillas: Don Paolo y Descole.
(Emmy) ¿Qué?
(Descole) Emmy, no te asustes ni te alarmes.
No... Voy a estar la mar de tranquila sabiendo que estaba compartiendo el mismo aire que esos seres asquerosos que más de una vez intentaron terminar con mi vida o secuestraron a Flora. Además, los inspectores se acababan de ir...
(Don Paolo) Queremos ayudaros.
(Layton y Emmy) ¿Qué?
(Descole) Es obvio que no queráis que trabajemos junto a vosotros, pero esos hombres nos han metido en todo esto a nosotros también. En especial a él.
Descole señaló a Don Paolo que sacaba una carta de su horrible abrigo morado. Cogí la carta y la leí.
(Emmy) "Señor Don Paolo, sabemos que usted sabe el secreto de la Manzana Dorada. Venga con nosotros y ayúdenos a derrotar a Hershel Layton y podrá vengarse de él. ¿Acaso ha olvidado a Claire?
Iremos pasado mañana a su casa a por usted si no quiere sucumbir a las consecuencias."
Cerré de nuevo a la carta y el profesor y Don Paolo se estaban mirando fijamente. Me giré hacia Descole.
(Emmy) ¿Y tú?
(Descole) Simplemente están jugando conmigo.
(Emmy) ¿Tu carta?
(Descole) No quiero que la leas.
(Emmy) ¿Entonces cómo puedo fiarme de ti?
Nadie me puede ganar ese juego. Me dio la carta.
(Descole) Por lo menos, no la leas en voz alta.
Abrí la carta y vi que tenía gotas secas, como de lágrimas. Al leer la carta lo entendí.
(Descole) ¡E-Es-Es té blanco!
(Emmy) Ya...
Le entregué de nuevo la carta que guardó rápidamente.
(Emmy) Pero tú... No conoces a Flora... ¿O sí?
(Descole) No he tenido el placer de conocerla.
La habitación quedó en silencio. ¿Qué pretendían hacer los Hombres del Sombrero aliándonos con nuestros enemigos?
Miré al profesor.
(Emmy) ¿Qué hacemos ahora?
(Layton) Seguiremos en Misthallery con nuestros nuevos amigos hasta la madrugada.
(Emmy) Ajá...
(Layton) Vigilaremos este pueblo hasta irnos.
(Descole) Será mejor dividirnos.
(Layton) Sí, tienes razón. Emmy y tú iréis juntos por un lado y Paul y yo iremos por otro.
No me gustaba la idea de compartir mi camino con ese ser, pero no tenía opción a elegir.
Salimos de la casa de los Triton y ya nos separamos.
(Descole) ¿Hacia dónde quieres ir?
(Emmy) Tampoco hay mucho.
(Descole) Pero yo no conozco este sitio.
(Emmy) ¿Ah no? Me resulta extraño, pues recuerdo que querías encontrar el Jardín Dorado.
(Descole) ¡Pero eso hace mucho tiempo!
(Emmy) ¡No tanto!
(Descole) (...)
(Emmy) Vamos por el mercado.
Quería encontrar a la Banda Pluma Negra, que creo que es lo que había visto esta mañana.
Paseamos en silencio por el interminable mercado hasta que me percaté de que alguien nos estaba siguiendo.
(Descole) ¿Qué ocurre?
(Emmy) Alguien nos está siguiendo.
(Descole) ¿Quién?
(Emmy) No lo sé, pero lo vamos a descubrir en seguida.
Cogí de la mano a Descole y empezamos a correr por el mercado hasta que llegamos a un lugar que no había visto nunca. No había salida y no había nadie cerca.
Observé por todas partes, pero no había nadie. ¿Me estaré volviendo loca?
(Descole) ¡Emmy, arriba!
Descole me empujó y cayó un hombre... Con sombrero.
(Emmy) ¡Es uno de ellos!
Tras decir eso, varios hombres vestidos igual nos cerraron el paso.
(Descole) Espero que sepas pelear, Emmy.
(Emmy) Lo mismo te digo.
Los hombres vinieron a atacarnos. Todo pasó muy deprisa. Éramos 10 contra 2. Técnicamente imposible para ganar, pero ellos no cuentan con nuestra habilidad en el cuerpo a cuerpo.
Derrotamos a todos los hombres y, el que era mi enemigo hasta ese momento, Descole y yo tumbados en el suelo.
(Descole) Peleas bien.
(Emmy) Lo mismo digo.
Nos levantamos del suelo y vimos que un niño pequeño nos hacía señas para que nos acercáramos. Entonces nos indicó para que le siguiéramos.
Paseamos por diversas calles por las que no había pasado nunca hasta que llegamos a una puerta roñosa y el niño se fue.
(Descole) ¿Qué es esto?
(Emmy) Un puzle.
(Descole) ¿En una puerta?
(Emmy) JaJa, como se nota que no conoces mucho al profesor.
La puerta tenía varios mecanismos extraños que movimos con coordinación hasta que un extraño sonido mecánico sonó y todos los mecanismos se movieron a la vez abriendo por fin esa puerta llena de moho.
(Descole) Pues tenias razón.
(Emmy) ¡Claro!
***
(Don Paolo) Este pueblucho es más grande de lo que se ve desde fuera.
(Layton) Sí, y también es conocido como el pueblo de la niebla.
Los dos anduvieron por el pequeño pueblo hasta que llegaron a una cueva.
(Layton) ¿Y esta cueva?
(Don Paolo) Parece una cueva normal.
(Layton) Tú lo has dicho, parece.
Los dos entraron a la oscura cueva.
(Don Paolo) Espera, tengo una linterna.
El villano sacó una linterna y apuntó hacia el suelo para no tropezar con ninguna piedra.
(Don Paolo) ¿Hasta dónde vamos a avanzar?
(Layton) Tengo la corazonada de que llegaremos a alguna parte.
***
(Emmy) ¿Este lugar...?
Habíamos entrado a un túnel que nos llevaba a una gran sala lujosa llena de trastos. La puerta se cerró detrás de nosotros abriéndose otras muchas más a lo largo del túnel.
(Descole) ¿Todas vuestras aventuras... Son así?
(Emmy) Más o menos.
Mientras íbamos entrando por la infinidad de puertas se escuchaban pasos detrás de nosotros, pero siempre que nos girábamos no había nadie. Seguimos andando hasta que me giré, tropecé y me caí haciendo un ruido impresionante.
(Descole) ¿Estás bien?
(Emmy) Sí. Escucha... Los pasos han parado, ya no se escuchan.
(Descole) Qué raro...
Me levanté y me quité el polvo.
(Emmy) Continuemos.
***
Los dos hombres siguieron adentrándose por la cueva hasta que escucharon un ruido atroz y pararon.
(Don Paolo) ¿¡Q-Q-Qué ha sido eso!?
(Layton) Parece como si algo se hubiera caído. Debajo de nuestro suelo.
(Don Paolo) ¿¡Un terremoto!? ¿¡Un volcán!?
(Layton) No, es como si fuera un subsuelo.
(Don Paolo) ¡Mira allí!
Unas luces parecían señalar el final de la cueva, pero eran unas escaleras.
(Don Paolo) Seguro que es un subsuelo. Deberíamos salir de aquí.
(Layton) Vete si quieres, yo seguiré.
(Don Paolo) N-No, sino no tendrás luz.
(Layton) ¡Jajaja! Qué amable.
***
Seguimos andando hasta que de repente nos topamos con... ¿El profesor y Don Paolo?
(Descole) ¿Cómo...?
(Layton) Interesante.
Habían bajado por una escalera, entonces... ¿Estamos bajo el suelo?
(Emmy) ¿Qué está pasando aquí?
(???) Esto pasa.
Nos giramos hacia un grupo de niños, eran parte de la Banda Pluma Negra. El niño, que creo que se llama Crow, con unos pocos niños. ¿Los otros estarían en clase?
Crow nos estaba enseñando un sombrero. ¡El sombrero de los Hombres del Sombrero!
(Emmy) ¿¡Por qué tienes tú eso!?
(Crow) Eso me gustaría saber a mí. ¿Qué hacéis por Misthallery?
¿Quién se cree ese niño para interrogarnos?
(Layton) Estamos huyendo de los propietarios de ese sombrero.
¡NO PUEDE SER!
(Crow) Interesante... Esa gente está invadiendo este pueblo buscándoos.
(Emmy) ¿Dónde están los otros miembros de vuestra banda?
(Crow) Se ha unido a esa secta por un par de caramelos.
(Emmy) Entonces lo que nos está siguiendo son ellos.
(Crow) Correcto.
(Layton) ¿Y qué quieren de vosotros?
(Crow) A vosotros.
(Layton) Comprendo.
(Crow) Tenéis que salir de este pueblo YA. Os esperan en Saint-Mystère.
(Emmy) ¿¡Ya!? Qué rapidez...
(Crow) A vosotros no. No pintáis nada en este embrollo.
(Don Paolo) ¿Y las cartas que hemos recibido?
(Crow) Para que os unierais a ellos, pero no lo habéis hecho.
(Layton) Está bien, saldremos cuanto antes.
Los tres se giraron para irse y vieron que yo no me movía.
(Layton) ¿Ocurre algo Emmy?
(Emmy) ¡No! Ahora les alcanzo.
Los tres se fueron marchando por el largo pasillo y yo me giré hacia Crow.
(Crow) ¿Qué quieres, Emmy?
(Emmy) Algo que tú me puedes conseguir rápidamente.
(Crow) Dime.
Saqué la pistola y se la enseñé.
(Emmy) Necesito que me confirmes que no lleva ningún localizador y unas cuántas balas.
Crow le pasó la pistola a un compañero suyo que la investigó y miró a fondo hasta que me la devolvió diciendo que estaba limpia.
(Crow) Aquí tienes las balas. Esta vez son un regalo, pero a la próxima te las cobro.
(Emmy) Espero que no haya próxima vez. ¡Muchas gracias!
(Crow) Suerte, la necesitaréis.
Me despedí del grupo y corrí por el largo pasillo hasta encontrar a mis compañeros.
Salimos de la cueva por donde habíamos venido Descole y yo. Nos dirigimos hacia la casa de Luke y allí encontramos a Luke y Flora solos.
(Layton) ¿Paul, Descole, tenéis vehículo?
(Don Paolo) ¡Por supuesto! Soy un gran inventor, yo me he encargado de eso.
(Layton) Genial. ¿Y sabes ir a Saint-Mystère, no?
(Don Paolo) ¡Por supuesto!
(Layton) Perfecto. Tenéis que ir ya hacia la villa.
(Don Paolo) ¿¡Ya!? ¿No vamos juntos?
(Descole) No. ¿Es para despistarlos, verdad?
(Layton) Efectivamente. Nosotros seguimos con el plan de salir a la madrugada.
(Don Paolo y Descole) Está bien.
(Descole) Nos vemos allí.
Los dos salieron de la casa, se escuchó un sonido de motor y se marcharon.
(Emmy) ¿Nos vamos a Saint-Mystère, no?
(Layton) No exactamente.
(Luke) ¿No? ¿Y dónde vamos?
(Layton) Cerca de allí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …