Ir al contenido principal

Capítulo 2: Viejos amigos

Íbamos en el coche más cinco horas, ya eran las ocho y media y acababa de amanecer.
El sol iba a nuestras espaldas e iluminaba nuestra carretera con debilidad. A pesar de que estábamos ya en primavera hacía bastante frío.
El profesor y yo habíamos cambiado nuestros lugares, él conducía mientras yo intentaba dormir un poco.
Al cabo de varios kilómetros la espesa niebla que persistía me descubrió hacía donde nos dirigíamos: a Misthallery, el pueblo natal de Luke.
(Emmy) ¿Estamos yendo a Misthallery?
(Layton) Efectivamente. He pensado que quizás deberíamos dejar a Luke en su casa y así no ponerlo en peligro.
(Emmy) ¿Sabe que no va a querer, verdad?
(Layton) Lo sé, pero habrá que intentarlo.
(Emmy) Sí.
Seguimos el camino durante media hora más hasta que llegamos a la entrada del pequeño pueblo. La niebla seguía estando, pero cada vez era menos espesa, y todo estaba lleno de rocío. Todo me traía tantos recuerdos bonitos que me dio pena que esos días hubieran terminado hacía tiempo.
(Flora) ¿Dónde estamos?
(Luke) Estamos en Misthallery, mi pueblo.
(Flora) ¿¡De verdad!? ¡Es súper bonito! ¿Y aquel castillo de allá?
(Luke) Allí vive una de mis amigas con su hermano pequeño.
(Flora) ¿En serio? Pues quiero que me la presentes.
(Luke) Si es posible te la presentaré.
Paseamos por los infinitos puentes que tiene este pueblo, los hermosos canales, todo es tan genial en este pueblo, es como una pequeña Venecia.
(Luke) ¿Profesor, por qué hemos venido aquí?
(Layton) Luke, hemos venido por ti.
(Luke) ¿Por mí? ¿Por qué?
(Layton) Quiero que te quedes aquí.
(Luke) ¿¡Qué!? ¡No!
(Layton) Al menos hasta que todo se calme y vuelva a la normalidad.
(Luke) ¡Pero no! ¡Yo quiero seguir!
(Layton) Luke.
Se puso serio el profesor.
(Layton) No quiero que estés en peligro.
(Luke) ¡Pero no estoy en peligro!
Luke salió corriendo.
(Layton) ¡Luke!
(Emmy) No se preocupe, profesor, yo iré tras él.
Salí corriendo siguiendo a Luke quién no paraba a mis insistentes llamadas para que se detuviera hasta que al final conseguí alcanzarlo y paseé con él por el pueblo que nos unió. Después de todo tengo al mejor entrenador, el inspector Grosky.
(Emmy) Luke, no deberías haber salido corriendo. Podría ser peligroso.
(Luke) No es peligroso. Aunque no salía mucho mientras vivía aquí me sé el este pueblo como la palma de mi mano.
(Emmy) Qué creído te lo tienes.
Intenté picarle para romper el hielo, al fin y al cabo hacía tiempo que no nos veíamos.
(Luke) No, no me lo tengo creído, es que es verdad.
Ya lo había conseguido, Luke ya no estaba tenso conmigo. Ahora me tocaba investigar por qué había salido corriendo.
(Emmy) ¿Por qué no quieres quedarte aquí? Aquí se vive bastante bien, es más, yo me quedaría a vivir aquí si pudiera.
(Luke) Pues quédate, pero yo no quiero. Quiero estar con Flora, no quiero que le pase nada.
(Emmy) Uy... El señorito se está poniendo rojito.
(Luke) ¡Mentira!
Pasamos al lado del restaurante de Paddy.
(Emmy) ¿Quieres que desayunemos algo?
(Luke) Vale.
***
(Flora) ¿Dónde se habrán metido?
(Layton) No lo sé, vayamos a buscarlos.
(Flora) ¿Estarán bien?
(Layton) Claro, Luke se conoce su pueblo y Emmy ya estado aquí. Además, conociéndoles les habrá entrado hambre y habrán ido a desayunar alguna cosa.
(Flora) ¿Pero los encontraremos?
(Layton) Por supuesto.
***
(Emmy) ¡Luke! ¡Eres un tragón!
(Luke) ¿¡Y tú qué!? ¡Tienes los mismos platos que yo!
(Emmy) Pero yo soy más grande, necesito más comida.
(Luke) Y yo estoy en la edad de crecimiento, necesito comer.
(Emmy) Creo que es hora de que salgamos de aquí. Deberíamos ir a tu casa, el profesor y Flora ya estarán allí.
(Luke) Pero yo todavía no quiero ir a mi casa. ¡Vayamos a pasear por el pueblo!
(Emmy) Pero...
(Luke) ¡Por favor!
(Emmy) Está bien.
Luke y yo salimos del restaurante y empezamos a pasear por las laberínticas calles de Misthallery hasta que encontramos las barcas de Bucky quien nos saludó y nos llevó amablemente hasta la otra punta del pueblo.
(Emmy) Entonces Luke... Te gusta Flora.
(Luke) ¡Mentira! ¡Deja de mentir!
(Emmy) Si te estás poniendo rojo, otra vez.
(Luke) ¡Pues entonces a ti te gusta el profesor!
(Emmy) Sí, tienes razón, vamos a dejar de mentir.
Seguimos paseando hasta que nos encontramos con el profesor y Flora.
(Emmy) ¿Luke, no le tienes que decir algo al profesor?
(Luke) Sí... Lo siento mucho, profesor.
(Layton) Estás perdonado, pero ahora debemos ir a tu casa. Tu padre no me perdonaría si he venido por aquí y no he pasado a saludarlo.
(Luke) De acuerdo.
Luke parecía deprimido. En el fondo no quería quedarse en su pueblo, parecía deprimirse siempre que estaba por aquí, cuando lo conocí estaba igual hasta que salió de aquí.
(Layton) Pero solo te quedarás si tu padre insiste y te obliga a quedarte. ¿De acuerdo?
(Luke) ¡Sí!
Ahora parecía más animado y ya tenía ganas de visitar a su padre y a su madre, hacía mucho tiempo que no los veía, no los reconocería.
Nos pasamos todo el camino saludando a viejos conocidos, todos seguía igual excepto algunos niños que había crecido más que Luke. Me pregunto cómo estarán Crow y su pandilla.
Al final llegamos a casa de Luke y casualmente estaban allí Arianna y su hermano pequeño Tony, como creía, estaban más mayores y, por lo tanto, más altos.
(Luke) Flora, te presento a la amiga que te he dicho antes, Arianna y su hermano Tony.
(Flora) ¿¡En serio!? ¡Encantada de conocerte!
(Arianna) Igualmente.
En seguida se fueron los dos hermanos y nos quedamos los cuatro con los padres de Luke.
(Clark) ¡Hershel! ¡Hace cuanto que no nos veíamos!
(Layton) Muchísimo tiempo.
(Clark) ¡Emmy, tú sigues igual!
(Emmy) Gracias. Luke, por suerte, ha crecido un poco.
(Luke) ¡Oye! ¡Qué crecido al menos 10 centímetros!
(Clark) ¡Claro, hombrecito! Estás mucho más alto que la última vez que te vimos.
Los padres de Luke nos invitaron a almorzar y así les pudimos explicar qué hacíamos en ese pueblo.
(Clark) Decidnos. ¿Qué os ha traído por aquí?
Sinceramente no tenía ni idea de que le diría el profesor a los padres de Luke, aunque quizás fuera directamente al grano.
(Layton) Nos están persiguiendo unos hombres...
(Flora) ¡Unos mafiosos!
(Layton) Iba a decir unos hombres con sombreros.
(Clark) ¿Cómo que unos hombres con sombreros?
(Brenda) ¿¡Mafiosos!?
(Emmy) No, no son mafiosos.
(Brenda) ¿¡Cómo lo sabes!?
La habitación quedó en silencio. No tenía pensado decirle a nadie más que había pertenecido a esa 'organización' porque me hacía sentir como si hubiese traicionado de nuevo al profesor.
(Layton) No lo son, simplemente buscan a Flora.
(Clark) ¿A Flora? ¿Por qué?
(Layton) Eso tenemos que descubrir y por eso hemos venido.
(Clark) Explícate, por favor.
(Layton) No sé qué peligros nos pueden ocurrir durante este viaje, tampoco sé qué pueden querer de Flora y no sé cuánto tiempo estaremos huyendo de esos hombres, por eso venía a preguntaros si queréis que Luke continúe con nosotros o que se quede con vosotros.
La habitación se volvió a quedar en silencio, odio esos momentos de silencio incomodo.
Los padres de Luke se miraron entre ellos sin saber muy bien que contestar al profesor. Era una decisión complicada, este caso era muy diferente a los otros a los que se ha enfrentado el brillante Hershel Layton.
(Clark) ¿Podemos meditarlo?
(Layton) Por supuesto, teníamos pensado pasar la noche en este pueblo.
(Brenda) Quedaros en nuestra casa. Quizás estéis más seguros.
(Layton) Aceptamos tú invitación si no molestamos.
(Clark) ¡Claro que no molestáis! Además, nos tenéis que contar todas vuestras aventuras.
El profesor fue a por su coche para dejarlo cerca de la casa de Luke. Eso sí, problemas de aparcamiento no tendría, habría unos... ¿Tres? ¿Cuatro coches en toda la población?
Luke y yo salimos a comprar unas cosas que nos hacían falta para la cena mientras Clark y Brenda, con la ayuda de Flora, la preparaban.
(Emmy) ¿Qué crees que decidirán tus padres?
(Luke) No lo sé porque creía que dirían rápidamente que no, pero lo quieren pensar.
(Emmy) Quizás quieran que sientas el peligro.
Luke empezó a mirarme raro.
(Emmy) ¡Es broma! ¡Qué padres harían esos!
(Luke) No, en el fondo tienes razón.
(Emmy) ¿Cómo?
Ahora era yo quién le miraba raro hasta que noté de nuevo la pistola que seguía pegado a mi costado.
(Luke) Sí, porque creo que quieren que sienta miedo y que quiera volver a su lado. ¿Emmy, te encuentras bien? Estás muy pálida.
(Emmy) ¿Qué? ¡Ah, sí! Claro que estoy bien, solo tengo hambre.
(Mamerta) ¿Perdonad, habéis visto a un pequeño hámster?
Detrás de nosotros había una pequeña anciana con cara de preocupación.
(Emmy) ¿Un hámster?
(Mamerta) Sí, es muy chiquitillo y de color anaranjado, lo llevaba en este bolsillito del chal.
(Luke) ¿Cómo se llama?
(Mamerta) Yo Mamerta, el hámster Macaroni
(Emmy) ¿Macaroni?
(Luke) ¡Déjenos a nosotros! Lo buscaremos y se lo de volveremos.
(Mamerta) ¿De verdad? ¡Muchas gracias!
(Luke) Emmy, déjame un poco de queso del que hemos comprado.
(Emmy) Toma.
Buscamos por las calles cercas en busca de una pelusa naranja pero sin suerte alguna.
(Emmy) ¿Luke, tú no hablabas con los animales?
(Luke) Sí, pero no tengo telequinesis. ¡Macaroniiii! ¿Dónde estáaaas?
Luke acercaba a todos sitios el trozo de quesito pero sin resultado.
Llegamos a una plaza donde había una fuente.
(Luke) ¡Mira, Emmy!
Miré hacia donde me señalaba Luke y vi la pelusilla naranja.
(Emmy) ¡Macaroni!
Luke corrió hasta la fuente y cogió al pequeño hámster antes de que se callera al agua.
(Luke) ¡Busquemos a Mamerta!
Llegamos donde nos habíamos despedido de Mamerta y seguía ahí con cara de preocupación.
(Luke) ¡Señora, hemos encontrado a Macaroni!
(Mamerta) ¿¡De verdad!? ¡Muchas gracias, pequeño Luke!
La mujer lo volvió a guardar en su bolsillito.
(Luke) ¿Me conoce?
(Mamerta) Por supuesto, yo conozco a todos los habitantes de Misthallery. ¿No te acuerdas de mí?
(Luke) Lo siento, pero no.
(Mamerta) Normal, eras muy pequeño por aquel entonces. Muchas veces veníais a mi tienda Arianna y tú a merendar y jugar con la mamá de Macaroni. ¡Incuso hablabais con ella!
(Luke) ¿De verdad? Ahora que lo pienso... Recuerdo algo de eso.
(Emmy) Luke, debemos volver a tu casa, ya está oscureciendo.
Volvimos a casa y terminamos de preparar la cena.
Al finalizar la cena, nos fuimos directos a dormir. Por falta de espacio, el padre de Luke, Clark, se disculpó por hacernos dormir al profesor, a Flora y a mí en la bodega pero en verdad era más seguro así.
***
Habitación de Luke.
(Clark) Luke, quiero hablar contigo.
Se sentó junto a él en su cama.
(Luke) ¿Qué pasa, papá?
(Clark) Tu madre y yo queríamos hablar contigo, pero ella se ha quedado dormida.
(Luke) ¿Y de qué quieres hablar conmigo?
(Clark) Sobre todo esto, por lo que le está pasando a la pequeña Flora.
(Luke) Papá...
Entonces su padre lo interrumpió.
(Clark) Tu madre y yo hemos decidido que te dejaremos ir...
También lo interrumpió.
(Luke) ¿¡De verdad!?
(Clark) Pero con una condición que ya le he dicho a Hershel y a Emmy.
(Luke) ¿Cuál?
(Clark) Cuando vean que todo esto se está complicando demasiado y estéis en grave peligro volverás de inmediato y sin registrar. ¿De acuerdo?
(Luke) ¡Por supuesto!
***
Flora ya estaba dormida y pensé que sería un buen momento para hablar con el profesor.
(Emmy) ¿Profesor, cree que esto saldrá bien? ¿Quiero decir, que no se llevarán a Flora?
(Layton) No estoy seguro. Ellos poseen armas y no parecen tener miedo a utilizarlas.
Pensé que era el momento perfecto para decirle que poseía un arma, pero no me atreví.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …