Ir al contenido principal

Después de la historia...

Durante unos meses, el profesor y yo salimos. Recuerdo el día de nuestra última cita. Ese fue el día en el que me pidió matrimonio. Al cabo de unos meses nos casamos.
¡Estaba muy feliz!
Al cabo de un tiempo contrataron a Hershel para una investigación fuera de Londres. No me enteré muy bien de lo que era, algo de un asesinato. Ese mismo día en que lo contrataron, me enteré de que estaba embarazada. No sabía qué hacer, no podía quedarme. Impediría que Hershel avanzara en la investigación, así que lo único que se me ocurrió fue irme de su casa.
Fui a mi casa, pero allí estaba mi mejor amiga Julie alquilada.
Llamé a la puerta medio llorando.
(Julie) ¡Emmy! ¿¡Qué te pasa!?
Julie me abrazó y me invitó a entrar.
(Emmy) ¿Julie, podría quedarme una temporada aquí?
(Julie) ¿Pues claro, pero qué te pasa?
Me sequé las lágrimas de los ojos y se lo conté.
Siento haberle hecho esto a Hershel, lo hago por él, para no detenerle.
Esa misma noche no pude dormir, llegué a una conclusión. Debía estar comunicada con él pero sin saber que era yo. Yo le enviaría unas cartas anónimas para que se enterara de que será padre.
Durante todos esos meses el inspector Grosky me visitaba cada semana para que aceptara una investigación. La misma que Hershel. Yo me negaba en rotundo, pero él seguía viniendo.
Varios meses después di a luz a una niña preciosa, le puse Mia. Su pelo es marrón oscuro y unos ojos negros.
Una semana después el inspector Grosky volvió a mi casa.
(Grosky) Buenas tardes Emmy.
(Emmy) Buenas tardes.
(Grosky) Supongo que sabes a qué vengo.
(Emmy) No lo sé...
(Grosky) ¡Por favor! ¡Ven a ayudarnos!
(Emmy) No puedo inspector, tengo a una persona a mi cargo...
(Julie) Irá.
(Emmy) ¿¡Qué!?
(Julie) Emmy, tienes que ir. Les ayudaras a resolver el caso.
(Emmy) ¿Pero... y Mia...?
(Julie) ¡No te preocupes, yo cuidaré de ella!
(Emmy) ¿De verdad?
(Julie) ¡Por supuesto! ¿Cuándo te he mentido?
(Grosky) ¡Venga, date prisa! Haz más maletas que tenemos que coger el próximo avión.
Hice la maleta y nos fuimos el inspector y yo al aeropuerto.
Subimos al avión y nos dispusimos a irnos a miles de kilómetros, a las afueras de Reino Unido.
(Grosky) Emmy, Layton sigue trabajando en el caso. ¿Has hablado con él?
(Emmy) No.
(Grosky) ¿Y no piensas que es hora de decirle que ha sido padre?
(Emmy) Lo sé, pero quiero esperar a que resuelva el caso.
(Grosky) Ya llevábamos varios meses trabajando en ese caso. Quizá tardemos mucho más.
(Emmy) No lo creo. Pronto lo resolverá.
(Grosky) ¿Y tú estás bien? Me refiero emocionalmente.
(Emmy) Sí, bueno. Pero... No puedo encontrarme con él.
(Grosky) Está bien, lo intentaré. ¿Cómo está Mia?
(Emmy) Bien, creo, hace poco que nació. Espero que no le pase nada, no me lo perdonaría. Y a ti tampoco.
(Grosky) ¡Je Je Je! No te preocupes.
Al cabo de media hora llegamos a nuestro destino. Estaba muy nublado.
(Emmy) ¿Valeee... Me pone al día?
(Grosky) No hemos encontrado a penas ninguna respuesta. El señor Kiria apareció muerto en aquella cueva de allá.
El inspector me señaló una montaña con una cueva.
(Emmy) Interesante...
(Grosky) Layton preguntó por el pueblo pero no logró nada.
(Emmy) Está bien... Creo que sé lo que debo hacer.
Saqué un pañuelo blanco y unas gafas de sol oscuras. Me puse el pañuelo en la cabeza y me puse las gafas.
(Grosky) No lo entiendo.
(Emmy) Así puedo investigar todo lo que quiera sin ser reconocida.
(Grosky) ¡Bien pensado!
El inspector salió corriendo no sé a dónde así que yo decidí subir a la cueva.
Allí arriba había unas vistas preciosas.
(Luke) Profesor, no hemos encontrado nada.
(Layton) Luke, un caballero debe de tener paciencia.
No me podía creer que estuvieran ahí, en ese preciso momento. Tuve una idea. Quizás no funcionaria pero debía probarlo. Dejé mi cámara en una roca. Con un poco de suerte Hershel lo encontraría. Y entonces me fui.
De repente empezó a diluviar. Había empezado una tormenta y yo en lo alto de la montaña. Fui corriendo a la cueva para refugiarme.
Parecía que no iba a cesar la tormenta.
(Flora) ¿Profesor, de verdad lo cree?
Otra vez había coincidido con ellos. Me puse bastante nerviosa.
(Layton) Esta cámara es de Emmy, de eso estoy seguro.
(Luke) ¿Y qué piensa hacer?
(Layton) No sé donde está ahora, no podría devolvérsela. Pero seguramente esté por aquí.
(Flora) Podría revelar las fotos, así sabría donde está.
(Layton) No debo invadir su privacidad. Si ella se ha querido ir debemos respetarlo.
(Luke) Pero...
(Layton) Perdone señorita.
¡Me estaba hablando a mí! Intenté poner diferente tono de voz.
(Emmy) ¿Eh...? ¿Sí?
(Layton) ¿Es usted de aquí?
(Emmy) Eh... no. Vengo de España para investigar este caso. Me contrataron y si no lo resuelvo me echaran del trabajo.
(Layton) ¿Puedo preguntarle su nombre?
Debía pensar un nombre muy rápido.
(Emmy) Me llamo Sylvia Fernández.
(Layton) Yo soy Hershel Layton.
(Emmy) Sé quién es. Es usted muy famoso en España.
(Luke) ¿A si? ¿Profesor, ha estado usted en España?
(Layton) No, nunca he estado.
(Emmy) Y tú debes de ser el aprendiz del Sr. Layton, Luke.
(Luke) ¡Así es! Y ella es Flora.
(Emmy) Hola Flora.
Creo que Flora sabía que era yo, por la cara que puso.
Quería saber lo que había descubierto Hershel.
(Emmy) ¿Y ha logrado descubrir algo?
(Layton) No, aún no. He estado preguntado a la gente del pueblo, pero no hemos averiguado nada todavía.
(Emmy) ¿Ha investigado la cueva?
(Luke) No nos habían dejado pasar.
(Emmy) Pero ahora no hay nadie vigilando.
(Layton) Tiene razón, venga con nosotros. Cuatro cabezas piensan mejor que tres.
Estaba asustada, no sabía si ir. Si iba con ellos podría ayudarles, pero me podían descubrirme.
(Emmy) Por supuesto.
Nos adentramos dentro de la cueva, estaba muy oscuro pero Hershel sacó una linterna. Llegamos al final de la cueva. Allí había una puerta mugrienta.
(Layton) Interesante...
Me fijé que había unos símbolos raros. Me acordé que esos mismos símbolos los estudié años atrás.
Me acerqué a la pared.
(Layton) ¿Señorita Sylvia, conoces esos símbolos?
(Emmy) Sí, me suena mucho. Creo que puedo descifrar lo que pone.
Hershel me acercó la linterna y pude leer lo que ponía.
(Emmy) "Para poder entrar debajo de un sitio húmedo debes buscar."
(Luke) ¿Un sitio húmedo?
(Layton) Esta cuerda es muy húmeda, si buscamos debajo de la piedras quizás encontremos alguna pista.
Nos pusimos a buscar debajo de las piedras más grandes. Flora levantó una y encontró una llave vieja.
(Flora) ¡La tengo!
Abrimos la puerta. Entramos en una habitación muy lujosa pero llena de sangre.
(Luke) Qué mal huele.
(Layton) Ciertamente, el olor te penetra en la nariz y no te deja respirar.

En la habitación encontramos fotos de una mujer joven.
(Layton) Esta era la señorita Brown.
(Luke) ¿Entonces ella es a la que han asesinado?
Por una puerta apareció un hombre con barba. Nada más vernos salió por la puerta que habíamos entrado. Le seguimos corriendo. Me acordé de cuando me torcí el tobillo.
Salimos de la cueva y le seguimos pero le detuvo el inspector Grosky y Chelmey.
(Chelmey) A ver señor... tranquilito.
(???) ¡Sueltenme!
(Grosky) Identifiquese.
(???) Buff... Soy Malcom Brown.
(Emmy) ¿El marido de la fallecida?
(Malcom) Sí.
(Layton) Déjeme que encaje unas cosas. Usted ha estado todos estos meses encerrado en esa habitación cubierta de sangre protegido por dos guarda espaldas... ¿Por qué?
(Malcom) ¡Yo la maté! ¡Se merecía morir!
(Grosky) Un ejemplo claro de violencia de género.
(Malcom) ¿¡Pero qué dice!? ¡Estaba liada con mi hermano menor!
(Emmy) ¿Y cree qué por eso debía matarla?
(Malcom) ¡Por supuesto!
(Chelmey) Lo qué usted diga. Venga a comisaría.
(Grosky) Gracias a ustedes hemos detenido al asesino. La prensa está por llegar. Os harán una entrevista.
Nos hicieron la entrevista, por suerte individualmente. Di mi verdadera identidad.
(Layton) Gracias, señorita Sylvia. Sin usted no hubiéramos resuelto nada.
(Emmy) No hay de qué. Me ha encantado trabajar con usted.
(Layton) ¿Volverá usted a España?
(Emmy) Claro. Seguiré con mi trabajo. Por cierto.
Creo que era hora de limpiar un poco mi nombre, aunque sé que he sido yo quién lo ha ensuciado.
(Emmy) La cámara que encontró. ¿Conoce a la persona que la perdió?
(Layton) Sí, era mi ayudante. Pero un día desapareció.
(Emmy) ¿Y esa ayudante es algo más?
(Layton) Bueno... Es mi esposa.
(Emmy) Seguramente se fue para protegerle. Seguro que volverá a su lado.
(Layton) Ojalá.
Me despedí del inspector Grosky y volví a Londres en el primer vuelo disponible. Pensé que tardaría más días en volver, pero en un día se resolvió todo.
Al día siguiente me levanté temprano y vi el periódico. ¡Habían publicado muy rápido la entrevista!
¡Salí con Mia rápidamente, debía presentarme en casa de Hershel antes de que viera el periódico!
Llegué en media hora, esperaba que no lo hubiera leído. Volví a ponerme el pañuelo y las gafas de sol. Llevaba a Mia en la espalda, en una especie de mochila.
Llamé a la puerta, sentía que mi corazón se iba a salir.
(Layton) ¿Señorita Sylvia?
(Emmy) Buenos días Sr. Layton.
(Layton) Buenos días. ¿Qué le trae por Londres?
(Emmy) Pues... Antes de volver... Tenía que visitar Londres.
(Layton) Pase, hace frío fuera.
Entre dentro, cada vez estaba más nerviosa.
(Emmy) ¿Ha leído el periódico hoy?
(Layton) No, todavía no.
(Emmy) Léelo ahora, por favor.
(Layton) Está bien. ¿Luke, me acercas el periódico?
(Luke) Tome.
(Layton) "¡Caso resuelto! El asesinato de las señora Brown ha sido resuelto gracias a la inteligencia del profesor de arqueología Hershel Layton y la detective y fotógrafa Emmy Altava."
Luke se atragantó con el té. El profesor se quedó mirándome.
Era la hora, ya no podía echarme atrás.
Me quité el pañuelo y las gafas.
(Layton) ¿¡Emmy!?
Mis ojos se llenaron de lágrimas.
(Emmy) Hershel. Llevo jugo tiempo huyendo, creo que os hora de que sepas la verdad.
Hershel me miraba con cara de sorpresa.
Me quité de la espalda a Mia y la cogí en brazos.
(Emmy) Hershel, te presento a Mia, tu hija.
(Luke y Flora) ¿¡Quée!?
El profesor sonrió, se acercó a mí y me secó las lágrimas.
(Layton) ¿Eras tú la de las cartas, verdad?
(Emmy) Sí. El día que te contrataron para el caso de la señora Brown supe que iba a tener a Mia y me fui.
(Layton) ¿Pero... Por qué?
Flora cogió a Mia con cuidado y se sentó con Luke en el sofá.
(Emmy) Lo hice, para protegerte. No quería intervenir en la investigación y mucho menos molestar. Pero el inspector Grosky insistió durante meses en que interviniera y Julie me convenció.
(Layton) Eso es una tontería. Nunca me hubieras molestado.
(Emmy) Ya pero...
Los ojos se me llenaron, de nuevo, de lágrimas.
(Layton) Toma. Tu cámara.
(Emmy) Gracias, sabía que la ibas a encontrar. ¿Has revelado las fotos?
(Layton) No quise, no quería invadir tu intimidad. Pero Flora si ha ido revelarlas por su cuenta.
(Emmy) Lo siento mucho. Siento haberte hecho daño. Pensé que sería mejor así.
Hershel me abrazó, yo seguía llorando.
(Layton) No te preocupes. Lo hiciste con buena intención.
Me cogió de las manos.
(Layton) ¿Volverás?
(Emmy) (...)
(Flora) ¿Habrá una nueva aprendiz del profesor Layton?
Entre lágrimas de alegría respondí.
(Emmy) S...Sí.
(Luke y Flora) ¡¡Yupii!!
Hershel me besó y nos abrazamos.
Íbamos a ser una familia un tanto peculiar, pero la mejor familia del mundo.
Ahora todo volvía a esta bien, y volvía ser tan feliz como fui en 'The Island of King'.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …