Ir al contenido principal

Capítulo 5: Bliss

(Luke) "Quizás sea el destino, quizás la mala ventura. Mi amada Hikari ha caído enferma. Me encantaría estar junto a ella y cuidarla, pero nunca me permitirían esta con ella. Quiero que se recupere pronto, y volverla a tener entre mis brazos. Me prometí a mi mismo que escaparía de Tears para ir a Bliss, quería que Hikari viniera conmigo y construir una mansión en lo alto de la montaña y vivir juntos. Pero tendré que esperar a que se recuperé. Le voy a escribir una carta, seguro que se alegrará y se recuperará antes si la lee."

(Flora) ¡Qué bonito!

(Emmy) ¿Profesor, usted cree que Don Paolo estaba dejando esos papeles para que las encontráramos?

(Layton) Es ciertamente posible.

Decidimos investigar el nuevo pueblo. Se parecía mucho a Tears aunque era mucho más colorido.
Fuimos por una calle bastante estrecha que daba a la playa.
La playa tenía una arena muy fina y de un color oro precioso, el agua era completamente cristalina.

(Flora) ¡Mira Luke! ¡Hay pececitos!

(Luke) ¡Es verdad! Hola pececitos.

(Layton) Qué brisa más agradable.

(Emmy) ¿Deberíamos bañarnos, no cree, profesor?

(Layton) ¡Ja Ja Ja! Quizás luego.

Al cabo de unos minutos nos fuimos de la playa y escuchamos una nota informativa.

(???) Estimados ciudadanos, les informamos que la lista de desaparecidos de anoche ya está disponible para ustedes en la plaza mayor.

(Flora) ¿Aquí también desaparece gente?

(Emmy) Sí, pero no tan frecuente. Sol me lo dijo en el hotel.

(Layton) Será mejor que vayamos a echar un vistazo.

Sin pensarlo dos veces nos fuimos. Andamos durante unos minutos y llegamos hasta una plaza bastante amplia. Parecía estar ahí todo el pueblo.
Poco a poco la gente se fue yendo y pudimos acercarnos.

(Luke) Vamos a ver... ayer desaparecieron 2 personas, antes de ayer 1 y el anterior 1.

(Emmy) Son menos que en Tears.

(Layton) Interesante...


Estaba oscureciendo, pero no nos daba tiempo a volver a Tears. Decidimos quedarnos en Bliss.

(Layton) Busquemos un hotel.

(Luke) Por supuesto, profesor.

Dimos una vuelta por el pueblo hasta que dimos con el hotel.

(Estrella) Buenas noches, señores.

(Layton) Buenas noches, señorita. Queríamos dos habitaciones.

(Estrella) Muy bien. En seguida se las prepararemos.

Estrella me recordaba mucho a Sol, parecían de la misma edad, las dos tenían los ojos azules, la única diferencia era el color del pelo. Estrella lo tenía largo y rubio, mientras que Sol lo tenía largo y color chocolate. También llevaban casi el mismo uniforme, un vestido hasta la rodilla, Estrella de color verde y Sol de color negro claro.

(Luke) ¿Profesor, cree usted que esta noche desaparecerá gente?

(Layton) Es ciertamente posible. Esperamos que no.

¿Flora estaba ausente, qué le pasaría?

(Estrella) Ya están listas y a vuestra disposición. Son la 34 y 21.

(Layton) Muchas gracias, señorita.

Fuimos primero al restaurante, era muy elegante con flores en las mesas y todo.
Luego fuimos a nuestras habitaciones.
Flora estaba tumbada en su cama mirando el techo, perdida en sus pensamientos. No quería molestarla, pero la curiosidad podía conmigo.

(Emmy) Flora...

(Flora) Dime.

(Emmy) ¿Qué te pasa?

(Flora) ¿A mí? Nada...

(Emmy) Vamos, sé que mientes y tus ojos se están poniendo rojos.

(Flora) ¿Tengo los ojos rojos?

(Emmy) Sí, mira.

Le saqué un mini espejo que llevo siempre junto con la cámara.

(Flora) ¡Es verdad! ¿Por qué tienes un espejo?

(Emmy) Una señorita siempre debe estar preparada. ¿Ahora me vas a contar qué te pasa?

(Flora) Pues... es que... cuando estábamos en el castillo... Me sentí muy inútil. Tú estabas peleando con dejé hombre y yo... yo estaba paralizada por el miedo.

(Emmy) No pasa nada, Flora.

(Flora) ¿Pero qué hubiera pasado si me hubieran cogido?

(Emmy) No pienses, en eso. ¿Lo importante es que estas bien, no?

(Flora) Sí, pero...

Estuvo unos segundos callada.

(Flora) Enséñame a pelear, por favor.

Me sorprendió muchísimo su respuesta. No se lo podía negar.

(Emmy) ¿Yo? Esto... Está bien. Te enseñaré.

Nos levantamos de la cama y le enseñé unas patadas y puñetazos básicos. Yo creo que con eso se podrá defender.
Flora me dio las gracias muy agradecida y luego se durmió en seguida.
Yo no tenía sueño así que fui al restaurante a tomar un té. El profesor también estaba allí.
Estuvimos hablando un poco de todo, aunque no le conté nada de Flora.
El profesor estaba en el restaurante por si volvían a aparecer las 'estrellas luminosas' pero todo estaba tranquilo, así que se fue a dormir.
Unos minutos después, Estrella vino a recoger las tazas de té y empezó a hablarme.

(Estrella) ¿Esta aquí de vacaciones?

(Emmy) No exactamente.

(Estrella) Deberían marcharse ustedes. Corren peligro.

(Emmy) Hemos venido a investigar todos esos sucesos.

(Estrella) Una última cosa. ¿Le gusta ese hombre que va con usted, verdad?

(Emmy) ¿¡Qué!? Pero si soy su... Ayudante... Creo...

(Estrella) No se haga la tonta. He visto su mirada cuando le ve.

¿Yo enamorada del profesor? ¡Es una locura!
Volví a mi habitación, pero no pude conciliar el sueño. No podía dejar de pensar en esa niña impertinente.
Estuve toda la noche despierta, no podía parar de pensar. Llegué a un conclusión, de verdad estaba enamorada del profesor.

Eran las seis de la mañana y decidí ir a la terraza. Subí para ver el amanecer.
El cielo estaba rojo, estaba a punto de salir el sol. Desde arriba del hotel se veía toda la isla. No parecía muy pequeña.
Estaba apoyada en la cornisa cuando una voz me asustó.

(Layton) Buenos días, Emmy.

¡Era el profesor!

(Emmy) Buenos días...

(Layton) ¿Qué te ocurre?

(Emmy) Nada... es que no he dormido mucho y he decidido ver el amanecer.

(Layton) Fantástica idea.

El profesor se puso a mi lado. Mi pulso se aceleraba por momentos. ¿Pero por qué me pongo ahora nerviosa?

(Emmy) Profesor, quería preguntarle una cosa.

(Layton) Toda pregunta tiene respuesta, dime.

(Emmy) ¿Verá... Yo... Sigo siendo... Su ayudante?

(Layton) ¡Ja Ja Ja! ¡Por supuesto!

El profesor me alegro el día.

(Emmy) ¿Alguna vez se ha enamorado?

¿Por qué lo he dicho? No quería decirle nada, pero también quería saberlo. Quiero saber que se siente exactamente...

(Layton) ¿Eh?

(Emmy) ¡Perdone! No sé porqué he dicho eso...

(Layton) ¡Ja Ja Ja! No pasa nada Emmy. Sí que lo he estado.

(Emmy) ¿Y qué sentía?

(Layton) Pues... Era una sensación hermosa, era como si el día fuera precioso desde el primer momento y como si nunca terminará. Era maravilloso estar con esa persona.

El profesor me cogió de las manos y me siguió hablando. Mi pulso se me aceleró.

(Layton) Ya verás como algún día sentirás eso.

Le sonreí y nos soltamos las manos. Empezó a salir el sol, era maravilloso. Una brisa gélida me acarició la cara. Cerré los ojos para disfrutar de esa sensación.
Abrí los ojos y me pareció ver una especie de luz, como un flash azul que venía de detrás de nosotros. Me giré y vi el castillo de la isla.
El profesor se giró también. De la nada vimos un flash verde que iluminada todo el castillo.
(Emmy) ¿Profesor, qué cree que será eso?

(Layton) No lo sé... es interesante...

Volvió a aparecer un flash rojo.

(Layton) Igualmente, debemos investigarlo.

El profesor y yo bajamos a nuestras habitaciones.
Desperté a Flora y las dos bajamos a desayunar. Allí estaban el profesor y Luke desayunando.
En el restaurante decidimos el plan que seguiremos hoy.
Les contamos a Flora y Luke lo que habíamos visto. En verdad parecía muy irreal.
Terminamos de desayunar y decidimos volver a Tears.

Andamos hasta el río, allí saludamos al señor de las barcas y cruzamos con una.

(Luke) De nuevo en Tears...

(Layton) Así es. Vayamos primero al hotel, no vaya ser que ser que nos cancelen las habitaciones.

Fuimos al hotel, donde nos saludo Sol.
El profesor y Luke subieron a su habitación para recoger una cosa, mientras que Flora y yo nos quedamos con Sol.

(Sol) ¿Habéis pasado la noche en Bliss?

(Emmy) Sí.

(Sol) ¿Y cómo es?

(Emmy) Parecida a Tears.

(Sol) Dicen que en esta isla existen dos personas iguales.

(Layton) ¿Cómo?

El profesor nos sorprendió.

(Sol) No me he expresado bien. Dicen que cada persona tiene dos personalidades, una personalidad adorable y otra horrible. Las adorables viven en Bliss y las horribles en Tears.

(Layton) Interesante... Continúa por favor.

(Sol) Según las leyendas de la isla es por un hechizo que hizo la princesa Hikari al morir. Pero yo creo que no existe la doble personalidad esa. Pues yo creo que no soy la horrible. Quizás haya otra yo...

(Emmy) ¿Se deberían parecer?

(Sol) Sí, pues son la misma persona.

(Emmy) Yo creo que he encontrado la tuya en Bliss.

(Sol) No lo creo.

Sol parecía muy segura, yo no quería discutir. A lo mejor Estrella y Sol no se parecían tanto.
Salimos del hotel y empezamos a intervenir con los ciudadanos.

(Emmy) Disculpe.

(Pop) Dígame, señorita.

(Emmy) ¿Sabe usted algo sobre la doble personalidad?

(Pop) Bueno, soy psicólogo y entiendo muy bien de esas cosas. Se llama bipolaridad...

(Emmy) No me refería a eso.

(Pop) ¿Está segura?

(Emmy) Por supuesto. Gracias por su ayuda.

¿No me he expresado bien? Debería empezar de otra forma.

(Luke) Perdone señor.

(Rai) Dime muchacho.

(Luke) Actualmente hemos escuchado hablar sobre las dobles personalidades que existen en esta isla. ¿Sabe algo usted sobre este tema?

¡Bravo! Me arrodillo ante Luke, un maestro de la palabra. No me extraña, tiene al mejor profesor.

(Rai) Vivo aquí desde que nací, hará casi como medio siglo y lo he escuchado perfectamente. Dicen que en Bliss viven nuestras buenas partes, entones todos los que vivimos aquí somos mala gente.

(Luke) Interesante. ¿Ha visto usted su otra mitad?

(Rai) La vi una vez, vomité arco iris cuando la vi. Era muy... muy alegre y muy mimoso. A partir de ese día no he vuelto al río.

(Luke) ¿Y sabe por qué no se puede cruzar el río?

(Rai) Por eso mismo no nos dejan cruzar mutuamente.

(Luke) ¡Gracias por su colaboración!

***
(Chelmey) ¿Así que aquí anoche no desapareció nadie?

(Estrella) ¡Qué nooooo! Ya se lo he dicho, aquí en Bliss no desaparece casi nadie.

(Chelmey) ¿Y sabes algo sobre esos OVNIS?

(Estrella) No, señor inspector.

(Chelmey) Gracias por su colaboración.

(Estrella) ¡Ale! Escampando.

Chelmey y Barton fueron a la plaza y empezaron a interrogar a los ciudadanos que había ahí.

(Chelmey) Disculpe, estamos investigando las desapariciones de esta isla. ¿Puede darnos su opinión?

(Dam) ¿Vienen ustedes de Tears?

(Chelmey) Así es.

(Dam) Será mejor que os vayáis lo antes posible. Aquí no sois bienvenidos.

(Chelmey) Me da absolutamente igual, he venido a investigar y de aquí no me iré hasta que no lo descubra todo.

(Dam) Lo que usted diga, pero conmigo ha terminado.

(Chelmey) ¡Pero qué poca clase tienen algunos!

(Barton) Tranquilo inspector. Sigamos.

***


(Emmy) ¿Discúlpeme, podría hacerle unas preguntas?

(Gerad) ¡Si eres tú!

(Luke y Flora) ¿¡Otra vez!?

(Layton) ¿Os conocéis?

(Luke) Algo así.

(Timoty) ¿Sigues diciendo que esa belleza es tu novia?

(Luke) ¡Yo no dije eso!

(Rad) No hables estupindio que no te entiendo.

(Emmy) Vaya, vaya, vaya. Parece que Flora tiene tres admiradores y un protector.

(Luke) Sí, y como protector.

Luke le dio un puñetazo en la cara a Gerad.

(Gerad) ¡Aaaaaaa!

(Layton y Emmy) ¡Luke!

(Layton) Un caballero nunca busca pelea.

(Luke) Lo sé, lo siento. Pero se lo merecía.

(Layton) Bueno, Gerad, será mejor que vayas al médico y que aprendas modales. Algún día de estos serás un caballero.

(Gerad) ¡Ay! Sí...

Luke, fue valiente. Fue épico.

(Emmy) Será mejor que olvidemos todo esto y sigamos con la investigación.

(Layton) Exactamente. Vamos chicos.

(Flora) Gracias por protegerme, Luke.

(Luke) Todo caballero tiene proteger a las señoritas. ¿No?

Flora le dio un beso en la mejilla y Luke se puso rojo.
Por la noche volvimos al hotel. No habíamos descubierto mucho, solamente poca información sobre las dobles personalidades. ¿Qué vamos a hacer?

(Emmy) ¿Sol, alguna vez has ido a Bliss?

(Sol) No, solamente me acerco a la orilla del río.

(Emmy) ¿Y has visto a tu otra tú?

(Sol) Creo que sí. Hizo agujeros en todas las barcas de Raúl. Pero sigo pensando que no es la que piensas...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 5: Confesión

Llegamos al amanecer y sin pararnos fuimos en dirección al hotel. Eiris quiso quedarse con nosotros. Quizás seguía asustada por haber conocido a Descole o simplemente no quería quedarse sola. Al llegar al hotel, el profesor Layton, Luke y Flora acababan de bajar de sus habitaciones a desayunar y les explicamos que habíamos conseguido las piedras gracias a la astucia de Descole. Nuestro pasado siempre habita dentro de nosotros. (Layton) Estuvimos investigando la caja y nos dimos cuenta de que dentro de ella se debió guardar algunas cosas y creemos que es posible que sean las tres piedras que dijimos. Saqué las dos piedras que me había entregado el día anterior el profesor Sycamor y las puse sobre la mesa. Aún no me había fijado como eran, pero las dos tenían un color diferente a la otra, una era azul y la otra amarilla. Estaban bien pulidas, eran prácticamente redondas pero tenían unos especies de enganches que se juntaban la una con la otra, pero faltaba otra parte: la piedra del amor. (Sy…

Capítulo 3: El mensaje del amor

Se hizo muy tarde con la tontería de la caja, pero no nos podríamos rendir. Luke y Flora se durmieron en una cama, ya que la otra era de Sycamor. Yo cada vez tenía más sueño, no encontraba ningún sentido a ese dichoso puzle. Quizás esa caja no estaba hecha para abrirse, pero entonces era una caja inútil. (Emmy) ¿Sycamor, puedo echarme un rato en tu cama? (Sycamor) S-Sí. Me levanté del suelo y me tumbé en la cama durmiéndome enseguida. *** (Sycamor) Es tan bonita cuando duerme. (Layton) ¿Vas a decirle lo que sientes? (Sycamor) Supongo que sí, pero tengo que encontrar el momento adecuado. Un botón fue presionado por las manos del profesor Layton abriéndose la caja. (Sycamor) ¡Lo has conseguido! *** Me despertó el grito de Sycamor haciendo que me sobresaltara y cayera de la cama golpeándome con la mesita de noche. (Luke) ¿¡Qué pasa!? (Sycamor) Disculpadme por despertaros con mi grito. (Layton) Hemos conseguido abrir la caja. (Flora) ¿De verdad? (Emmy) ¿Y qué hay dentro? Me toqué la cabeza y vi que me sali…

Capítulo 4: Los poderes de la piedra

Flora y Eiris se despertaron a la vez y las dos se quedaron perplejas al verse. (Eiris) ¿Quién eres? (Flora) Y-Yo soy Fl-Flora. ¿Qué haces aquí? (Eiris) Pues no lo sé... *** Salí de la habitación de Sycamor en silencio para no despertarle, aunque enseguida lo haría. Al salir vi a Luke salir de la habitación de enfrente, la suya. Se quedó un poco confundido. (Emmy) Luke, tú no me has visto aquí. (Luke) ¿Ha-Has dormido ahí? ¿Con é-él? (Emmy) No exactamente. Tengo prisa. No digas nada, por favor. (Luke) Está bien. Fui hasta mi habitación y la abrí con cuidado, para no despertar a ni a Flora ni a Eiris, pero ya estaban despiertas. (Emmy) ¿Bue-Buenos días? (Flora) ¿Emmy, qué hace Eiris aquí? (Emmy) Lo siento, Flora. Se quedó dormida en la calle y la traje aquí. (Flora) ¿En la calle? (Eiris) ¡Estábamos jugando con el profesor con el pelo guay! (Flora) ¿En serio...? Eiris fue al baño y Flora y yo nos quedamos hablando flojito. (Flora) ¿¡Estuviste ayer con el profesor Sycamor!? (Emmy) Sí, quería saber de quién …